Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

gastronomía

Nobelty by Lorenzo, cocinas del mundo sin salir de Utebo

Lorenzo Anchelergues combina productos de proximidad con diversas culturas gastronómicas.

Lorenzo Anchelergues, a la puerta del Nobelty, en Utebo.
Lorenzo Anchelergues, a la puerta del Nobelty, en Utebo.
A. T.

A la sombra de la preciosa torre mudéjar de Utebo, el cocinero Lorenzo Anchelergues ha asentado su proyecto hostelero. Ha regresado a las raíces, a su pueblo, después de conocer culturas gastronómicas de toda España y de recorrer medio mundo (China, Taiwán, Argentina, Colombia, Brasil, Italia...).

"Viaja pero acaba en tu tierra". Más o menos este fue el mensaje que, siendo muy joven, le transmitió el chef Carmelo Bosque, y Lorenzo le hizo caso. A partir de ahí, nuevas personas, productos, técnicas y conocimientos han pasado a formar parte de su día a día en la cocina.

A Lorenzo le surgió la oportunidad de coger el restaurante de la iglesia de Utebo, Nobelty, y no se lo pensó dos veces a la hora de transformar un bar normal en su peculiar casa de comidas. Ha hecho algún cambio en el local pero ha respetado lo que había y a sus dos espacios, de cafetería y comedor, ha trasladado todo su aprendizaje.

La carta de cafetería, en apariencia, es sencilla, pero está cargada de detalles: langostino con la pasta japonesa miso, hummus marroquí, ensaladilla, mejillones al vapor… Y qué decir de las patatas bravas, con su salsa de tomate y alioli caseros, o el picante que obtiene con chiles molidos y emulsión de pimentón para conseguir sabores potentes que sorprenden. También le hace un hueco a su particular masa de pizza, unas cocas caseras de bacón y queso; verduras con anchoa; setas y huevo, o micuit, rúcula y cebolla.

Propuesta de dos menús

Pero tal vez son los dos menús de Nobelty by Lorenzo los que mejor describen este proyecto. El Ueiteno (20 euros) –octavo en fabla, en relación a las ocho millas que había que recorrer para llegar desde César Augusta– es una propuesta clásica de primero, segundo y postre, donde este cocinero muestra buena parte de sus intenciones. Por ejemplo, en recetas como la trucha marinada, mazamorra con jugos de pepino y jengibre y limón marroquí en su fermento, donde distintos sabores y texturas se adueñan del plato y cada bocado permite viajar a diferentes lugares del mundo.

La pluma de cerdo ibérica con su causa limeña y jugo de mole evoca a la cocina peruana, y en casa de Lorenzo Anchelergues no falta el chocolate para aquellos que gustan de culminar así una comida. No hay que dejar de probar su curiosa mezcla chocolatera entre el dulce y el vinagre.

A los vecinos de Utebo les llaman barbos, así que este es el nombre del menú degustación (35 euros), que se inicia con dos aperitivos clásicos de la casa y continúa, en medias raciones, con las principales referencias de la carta, que van cambiando según la temporada.

De la cocina asiática, este cocinero se trajo la mezcla de sabores picantes con productos fritos. Y la albahaca es una de las hierbas que más utiliza, realzando todavía más su frescor con el punto picante de algún chile.

Además, Colombia, Brasil y Sudamérica, en general, son referencias imprescindibles que incorpora a los productos de cercanía, porque esta es otra de sus máximas: apostar por materias primas de proximidad y, a partir de ahí, dar rienda suelta a su imaginación. 

Nobalty by Lorenzo

  • Plaza de España, 13. Utebo (Zaragoza).
  • Teléfono: 876 545 339.
  • Horario: de 8.30 a cierre. Descanso: lunes, cerrado. 
Etiquetas
Comentarios