Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Restaurantes 

Horno de leña y brasa, atractivos de La Cazuela

Un amplio surtido de carnes y parpatana de atún rojo son algunas de las propuestas más destacadas. 

Restaurante La Cazuela/ CMG
Carlos Agustín, propietario de La Cazuela, junto al horno de leña del establecimiento.
Aránzazu Navarro

No quedan muchos restaurantes en Zaragoza donde disfrutar de asados en horno de leña. La Cazuela es uno de ellos. El año que viene celebrará su 30 aniversario y, desde el primer día, esta posibilidad ha sido una de sus principales señas de identidad. Lo saben bien, sobre todo, los vecinos de Delicias, donde se ubica discretamente este asador en una bocacalle de la principal vía de este barrio zaragozano. En el horno de leña se trabajan la paletilla de ternasco de Aragón y el cabrito, aunque, eso sí, por encargo, ya que solo se enciende si hay reservas previas para estas elaboraciones.

Esta especialidad ofrece una idea bastante aproximada del corte clásico de su propuesta gastronómica. En ella, la brasa es el siguiente argumento en importancia. Sobre la parrilla se asan codornices, chuletas de ternasco, embutidos, entrecot, solomillo o chuletón de vaca.

Entre las sugerencias, no suelen faltar productos de temporada, como la parpatana de atún rojo, que se presenta a la mesa acompañada de una ensalada de cítricos. Este despiece es conocido como el chuletón del atún, un corte sabroso que se asemeja al de la carne, con su hueso y todo. Está situado entre la cabeza y la ventresca del pescado; es muy jugoso y tiene una notable presencia de ácidos grasos omega 3. El pulpo es otra de las opciones del mar que se prepara a la brasa y la carta también incluye recetas como bacalao a la vizcaína, cocochas de bacalao y lubina.

El comedor es grande y tiene aire clásico. A la entrada, hay una amplia zona de barra con propuestas adaptadas a las exigencias y necesidades de la clientela. Responde a la idea de una taberna para un picoteo rápido e informal. En este escenario, por ejemplo, se ofrecen a la brasa tostadas de chuleta de ternasco; de panceta y queso azul o de codorniz con ajoaceite. También se pueden pedir brochetas, pinchos morunos, churrasquito de ternasco, lagarto ibérico o codorniz. Una de las recetas más singulares es la conocida como cazuelero, una pieza de solomillo de cerdo con bacon y queso sobre una tostada con ajoaceite.

Este picoteo informal se completa con un surtido de croquetas, entre las que destacan las de borraja y cacahuete, morcilla y manzana, carioca o manitas y morcilla. También hay que reseñar la ensalada tibia de chipirones y una de las especialidades: el conejo frito con caracoles.

Hay menú del día (12,90 euros) y de fin de semana (19,90 euros) con la brasa, también, como protagonista. En el primero suelen incluirse recetas como las codornices con ajoaceite o combinado de salchichas frescas y lomo, y en el del sábado y domingo, chuletas de ternasco, lagarto ibérico o chuleta de Ávila.

La Cazuela 

  • Calle de Daroca, 5. Zaragoza.
  • Teléfono: 976 532 653.
  • Horario: de 8.00 a 16.30 y de 19.15 a cierre. Descanso: domingo noche y lunes, cerrado. 

Consulta dónde comer en Zaragoza. 

Etiquetas
Comentarios