Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

restaurantes

Castillo Bonavía, mucho más que banquetes

Desde hace cinco años se ofrecen menús innovadores como el del fin de semana.

Juan Carlos Soto, Mario Estoica, Raquel Marco y Lisbette Menéndez.
Juan Carlos Soto, Mario Estoica, Raquel Marco y Lisbette Menéndez.
A. T.

Desde hace más de 15 años, el hotel Castillo Bonavía de Pedrola es una referencia en la provincia de Zaragoza a la hora de celebrar todo tipo de eventos. Sin embargo, en este proyecto hostelero hay vida más allá de los banquetes para grupos, ya sean bodas, comuniones, pasos de ecuador, finales de carrera o encuentros empresariales.

El castillo, de inspiración medieval, cuenta con grandes salones para estos eventos, pero también tiene reservado un comedor con capacidad para 120 personas donde los menús y la carta son los grandes protagonistas. Desde hace aproximadamente cinco años conviven estos proyectos con dos jefes de cocina al frente: Juan Carlos Soto, como responsable de banquetes, y Mario Estoica, de la carta.

Se trata de una convivencia entendida como una puesta en común. Es lo que sucede, por ejemplo, con el menú de fin de semana (27 euros), uno de los más demandados, donde se busca la innovación y que, de alguna forma, sirva de ‘laboratorio’ para probar cosas pensando, por qué no, en la incorporación de recetas a los banquetes. En él pueden aparecer platos como ensalada de bogavante y su vinagreta de coral; lasaña de pularda con boletus y salsa de trufa, o cuscús de café con helado de pistacho y albaricoques al amareto.

Esta sinergia también se refleja en recetas de la carta como los canelones ‘con mucho trabajo’, de rabo de toro, que en las celebraciones se presentan rellenos de bogavante y langostinos. El bogavante, precisamente, es protagonista de varios platos. Sobre todo, de uno de los más exitosos: el arroz caldoso (18 euros por persona), pero también de una incorporación reciente: la vistosa ensalada de bogavante con almejas y langostinos, que se aliña con una vinagreta elaborada a partir de gazpacho.

Tanto los menús como la carta de Castillo Bonavía están cortados por el mismo patrón: el cuidado de las materias primas, algo que facilita el servicio prácticamente diario de los proveedores al trabajar un volumen de productos muy importante. Y eso se refleja, por ejemplo, en la calidad de los bogavantes, de carne delicada y exquisito sabor; en las alcachofas con foie, que aguantarán mientras dure la temporada, o en la ensalada de setas de primavera encurtidas en escabeche.

Lo dicho, que se mira más al producto que a realizar con él grandes elaboraciones. En ese sentido, el recetario de la carta es bastante clásico, dejando las mayores innovaciones para los menús, especialmente el del fin de semana. Esta forma de trabajar también se refleja en las carnes y pescados. La brasa para el ternasco y el churrasco; el chuletón a la piedra o los asados al horno de paletilla de cordero y cochinillo de Segovia son los principales protagonistas. En cuanto a los pescados, con el rodaballo al horno y el rape preparado con un sencillo Orio se insiste en es misma idea.

Además de los menús que se diseñan para todo tipo de festividades y del que se ofrece a diario (15,90 euros), dos de los más demandados son los de solomillo de ternera gallega (30 euros) y de chuletón (35 euros). En los dos casos, el comensal se hace la carne a su gusto a la piedra. El primero se acompaña de alcachofas con foie y de cogollos de Tudela con bonito y cebolla confitada y, el segundo, de jamón ibérico de Guijuelo con pan de coca y tomate, y de cogollos.

Castillo Bonavía

  • Nacional 232. Km, 271. Pedrola, Zaragoza.
  • Teléfono: 976 619 000.
  • Horario: de 13.30 a 16.00 y de 21.00 a 23.30. Descanso: domingo noche, cerrado.
Etiquetas
Comentarios