Gastronomía

Gastronomía

vinos de aragón

Garnachas del Mundo bate un nuevo récord en su vuelta a Francia

Un total de 173 vinos aragoneses competirán la próxima semana en la séptima edición del certamen, que se celebra en Perpiñán.

Cata de la edición del Concurso que tuvo lugar el año pasado en Gandesa (Tarragona).
Cata de la edición del Concurso que tuvo lugar el año pasado en Gandesa (Tarragona).
J. L. S.

El Concurso Garnachas del Mundo sigue creciendo y en esta edición de 2019, la séptima, bate un nuevo récord, con 869 vinos presentados, 30 más que en la edición anterior, que tuvo lugar en la D. O. Terra Alta, en Tarragona. Tras itinerar en las tres últimas ediciones por Aragón, Cerdeña y Cataluña, el concurso vuelve este año al Rosellón, donde nació y se celebró durante las tres primeras convocatorias. Durante los próximos días 17 y 18, los catadores procedentes de todo el mundo valorarán y puntuarán los vinos que se han presentado, entre los que figuran 173 de bodegas de Aragón, región en la que la garnacha tiene una gran importancia.

La D. O. Campo de Borja sigue siendo la que más vinos aragoneses aporta, con 52; seguida de la D. O. Cariñena, con 49; D. O. Calatayud, con 40; Vinos de la Tierra del Bajo Aragón, con 24, y Somontano, con ocho referencias.

España sigue siendo el país que más vinos lleva a competición (440), seguido por Francia (262) e Italia (165). "Este año, damos la bienvenida a un nuevo país, Chile, y seguiremos teniendo vinos de África del Sur y de Estados Unidos", informa Frédéric Galtier, delegado del concurso en España. Terra Alta –la región anfitriona del año pasado– sigue siendo la denominación que más vinos lleva al concurso, con 92. Y Empordá también tiene cada vez más protagonismo y este año presenta 42 vinos. También se observa un crecimiento de regiones históricamente garnachistas que están recuperando la variedad: Navarra, La Rioja y Castilla-León (por primera vez, hay una serie completa de vinos de la nueva D. O. Cebreros), además de la D. O. Madrid. "También constatamos una mayor implicación de Francia, lo que es muy buena señal, con gran diversidad de orígenes y de estilos", añade Galtier.

"Globalmente, notamos una diversificación de los tipos de vinos, con cada vez más vinos dulces, rosados, y espumosos. Es interesante ver como la garnacha es capaz de proponer una amplia gama de vinos con estilos y momentos de consumo propios, algo único en el mundo del vino, y una ventaja para un concurso monovarietal porque esta diversidad es muy entretenida, no es una variedad ni un concurso que aburren", destaca Galtier.

El año pasado, las bodegas de nuestra comunidad se trajeron un total de 64 medallas, 35 de oro y 29 de plata, cifra que tratarán de revalidar en esta edición. Los resultados se darán a conocer el próximo jueves por la noche, en el transcurso de la Noche de las Garnachas, que tendrá lugar en el Palacio de Congresos de Perpiñán.

Etiquetas
Comentarios