Gastronomía

Gastronomía

restaurantes

Arroces clásicos y divertidos en Bodegón Azoque

Este restaurante combina un menú degustación sorprendente con recetas tradicionales.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Iván Trasobares, José María Fontanellas, Pedro Tabuenca, Carlos Melero y Salvador Falcó.
E. Bueso

Bodegón Azoque ha adelantado sus jornadas del arroz a los meses de marzo y abril de la mano de los arroces Val del Falcó. Hasta el 30 de abril, se pueden disfrutar en dos formatos: apostando por el menú degustación (45 euros) o como plato del menú del día, ya que cada jornada se prepara uno diferente, y durante los casi dos meses que va a durar esta iniciativa, muy pocos repiten.

En el degustación no vamos a encontrar la presencia del arroz en formatos clásicos. El cocinero Iván Trasobares busca aunar en estas jornadas sabor y estética; que en cada receta haya varias elaboraciones con un planteamiento a medio camino entre la diversión y la sorpresa.

Así como en los arroces más tradicionales del menú diario el bomba es el gran protagonista, en los platos del degustación se apuesta por otras variedades. Se inicia con uno rojo integral cocido y triturado para presentarlo como una crema ligera a la que se aportan interesantes toques cítricos.

El venere es negro, también de cocción larga. En este caso se deshidrata y luego, al freírlo, sufla. De esta forma, se consigue la base de lasaña, que se acompaña con un sabroso relleno de marisco y una zamburiña. En la receta de atún rojo sí que se incluye el bomba, deshidratado y vuelto a hidratar para poder moldearlo.

Visualmente, un risotto de parmesano en la base del solomillo de ternera es la presencia más natural del arroz en estas jornadas. Esta carne también se acompaña de uno vietnamita verde. Finalmente, el toque laminero llega de la mano de las tres texturas del arroz con leche. El menú se sirve con vinos blanco, rosado y tinto de Conde de Valdemar, de la D. O. Ca. Rioja, que distribuye Dispac.

Los clásicos

De forma complementaria, se puede recurrir a arroces de corte clásico en el menú del día (24 euros) disfrutando cada jornada de uno diferente. La variedad es la principal seña de identidad del catálogo que se propone.

El que siempre está fijo los domingos es el caldoso con carabineros. A partir de ahí, el muestrario va desde paellas de marisco o verduras naturales a la singularidad de combinaciones como berberechos y algas wakame, o pollo de caserío, curry y manzana. De todo el catálogo, uno de los que probablemente marca más diferencias es el de alcachofas naturales, pulpo y jabugo.

También hay melosos, como el de ‘Boletus edulis’ y foie; de ajoarriero; negro con alioli; del señorito; a banda seco; algún risotto o una caldereta de arroz y lubina. Todos ellos elaborados a partir de caldos muy trabajados e intentando combinar productos cárnicos, pescados y verduras de forma alternativa.

  • Calle del Marqués de Casa Jiménez, 6. Zaragoza.
  • Teléfono: 976 220 320.
  • Horario: de 13.00 a 16.00 y de 20.00 a 24.00. Descanso: domingo noche, cerrado.
Etiquetas
Comentarios