Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Vinos

Niño Mimado, un blanco que mira al Nuevo Mundo

De Bodegas Esteban Martín sale este chardonnay joven fermentado en barrica con un corte muy internacional

Niño Mimado
Jorge Barbería, enólogo de Bodegas Esteban Martín, con la botella de Niño Mimado Blanco.
Bodegas Esteban Martín

Uno de los vinos más sorprendentes y que más me han gustado de cuantos he probado en los últimos tiempos se elabora en la Denominación de Origen Cariñena. En Alfamén, más concretamente, donde se ubican los viñedos y las instalaciones de la empresa familiar Bodegas Esteban Martín.

Hay que apuntar, de entrada, que los vinos de esa casa han llevado a cabo, en el último lustro, una lenta pero segura evolución hacia una modernidad muy necesaria para poder competir en los mercados internacionales, a donde se destina la mayoría de la producción que sale de esta bodega. Es más o menos el tiempo que está al frente del apartado técnico el enólogo Jorge Barbería, un profesional joven pero con valiosa experiencia en distintas zonas vitivinícolas de dentro y de fuera de España.

Dentro de esta estrategia, la bodega está apostando por la creación de algunas nuevas referencias -en la línea de los llamados 'vinos de autor'- aprovechando la excelente materia prima de que dispone y la valía del equipo humano. Así, en 2017 salió al mercado el Niño Mimado Tinto, un varietal de garnachas muy viejas con una gran expresión de las bondades del terruño del que procede.

Ahora acaba de salir su hermano, el Niño Mimado Blanco 2018, un joven varietal de chardonnay fermentado en barrica, donde ha permanecido tres meses criándose sobre sus lías.

Ese alumbramiento del vino en contacto con la madera para nada marca su carácter, pues lo que le aporta el roble permanece en un discreto segundo plano, ayudando al Mimado a conseguir una personalidad fascinante y seductora, en la que prima un placentero abanico de notas frutales y florales que van compartiendo protagonismo conforme va evolucionando el vino en la copa al contacto con el oxígeno.

A partir de esas premisas, es inútil empeñarse en describir las cualidades del Niño Mimado Blanco con palabras más o menos altisonantes y elogiosas. Se impone consumirlo y disfrutarlo como única vía para apreciar y valorar en su justa medida este vino, que prestigia tanto a Bodegas Esteban Martín como a la D. O. Cariñena, en vista de los selectos productos de los que es capaz de alumbrar este territorio. Es un vino cuyo origen bien podría situarse en los lejanos altiplanos de Nueva Zelanda si se midiese en cata ciega con otros procedentes de aquellas latitudes. Que habla y dice mucho a quien sepa escucharlo, que utiliza un lenguaje poético y sugerente, y que está al alcance de muchos bolsillos, otro aspecto que hay que alabar del Niño Mimado Blanco.

Ficha técnica: Elaborado por Bodegas Esteban Martín (D. O. Cariñena). Variedad de uva: chardonnay. Grado alcohólico: 12,5%. Elaboración: vino joven de la añada 2018 con crianza sobre sus lías en barricas de roble francés durante tres meses después de fermentar en las mismas barricas. Precio: 8,60 euros.

Etiquetas
Comentarios