Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

entre horas

¿Por qué las 'chips' vegetales no son más sanas que las patatas fritas?

Si te habías pasado a las patatas de remolacha o brócoli pensando que eran el ‘snack’ perfecto, has cometido un error: no son saludables.

Patatas chips vegetales
La OCU ha decalrado, recientemente, que este 'snack' no es tan saludable como creemos.
A. E.

Cada vez son más los que buscan nuevas fórmulas comestibles que les ayuden a sobrellevar el hambre entre horas sin sumar más calorías de las recomendadas al día. Así, las recetas de ‘snacks’ saludables a los que volverse adicto sin peligro copan las búsquedas de Google de muchos, y los chips vegetales –patatas deshidratadas y horneadas de diversas verduras– suelen estar entre las favoritas, por aquello de ser las sustitutas perfectas de las deliciosas patatas fritas. Pero, la OCU tiene una mala noticia: tienen tantas grasas como las patatas y más azúcares que ellas.

Según esta fuente, estos aperitivos elaborados a partir de remolacha, zanahoria, calabaza o brócoli parecen se venden como más saludables por el mero hecho de estar hechas con verduras, pero desde el punto nutricional todo cambia. Bien lo sabe la dietista zaragozana Sara Garcés, quien advierte que estos ‘snacks’ están "desplazando el consumo de otros alimentos que sí son saludables, como la fruta fresca o los frutos secos al natural". Así, si bien es cierto que todas las verduras, hortalizas y legumbre son sanas, en el momento en el que se procesan la cosa puede variar.

"Al comprar una bolsa de patatas vegetales en el supermercado, hay que fijarse en que el primer ingrediente sea el vegetal en cuestión y que contenga un porcentaje alto del mismo", aconseja Garcés. Además, es esencial que tenga "el número mínimo de ingredientes, que no lleve azúcares añadidos y que, si se ha utilizado alguna grasa, que sea aceite de oliva", explica.

Tanto desde la OCU como la nutricionista Sara Garcés advierten en los posibles engaños en los que pueden llegar a caer los consumidores. "En cierto modo, la industria sí se aprovecha de que estos productos, al estar hechos de vegetales, parecen ser más sanos y que se pueden comer sin ningún tipo de miramiento", asevera Garcés.

Y, cuando tienes antojo, ¿qué haces?

Garcés asegura que se pueden preparar 'snacks' de este tipo en casa sin que lleven la cantidad de "grasas de mala calidad y azúcares añadidos" que llevan las de bolsa. Por ejemplo, "cortando la propia patata (o cualquier otro vegetal) en rodajas muy finitas y poniéndole especias, se ponen en una bandeja y se hornean hasta que queden crujientes"; concluye la nutricionista zaragozana.

Etiquetas
Comentarios