Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

El 'trash cooking' o una vieja nueva moda en los fogones

La cocina de aprovechamiento es la reina gastronómica de este 2018. Estas son algunas ideas para que puedas llevar la tendencia a tus platos.

La piel del calabacín es perfecta para purés, frita como 'chip' o cruda con aliño.
La piel del calabacín es perfecta para purés, frita como 'chip' o cruda con aliño.
Unsplash

Si le preguntases a una persona mayor sobre si conoce el término ‘trash cooking’, seguramente la respuesta sería que no. Sin embargo, pese a que ahora se conoce con este anglicismo, esta moda gastronómica es un clásico en los fogones españoles, el tradicional arte de cocinar con ‘sobras’.

¿Cuántas veces has oído decir a tu abuela que en la cocina no se tira nada o que con la comida no se juega? Una frase muy repetida, pero que no se cumple. Solo en 2017, las familias españolas tiraron 604 millones de kilos de alimentos y bebidas. Por eso ante este despilfarro de comida, esta tendencia de cocina de aprovechamiento viene pisando fuerte, unida a la búsqueda de una vida más ecológica y saludable.

Además, aplicar algunas de estas recetas puede ser un valor añadido para tu salud, ya que las partes con más nutrientes de los alimentos son desechadas para cocinarlos. Desde las croquetas, para aprovechar la carne del caldo, o las sopas con pan duro a las ideas más alternativas y originales, como las propuestas de los mejores restaurantes del momento. Estas son solo algunas de las ideas para que aproveches todos los alimentos y consigas platos nutritivos y diferentes.

'Chips' de peladuras. La piel de la patata, el calabacín o la berenjena pueden convertirse en el aperitivo perfecto. Tras limpiarlas bien para retirar las posibles impurezas, se fríen en aceite y consigues unas chips naturales que son el 'snack' ideal. Crujientes de ave. Las pieles de ave, que normalmente irían directamente a la basura, se pueden preparar en tempura, una fritura rápida típica de la cocina japonesa. Así quedan crujientes y serán perfectas para servir como acompañante. Hojas de zanahoria. Aunque su consumo no es muy habitual, las hojas de la zanahoria también son comestibles, son ricas en vitamina K, que falta en la zanahoria en sí, y tienen propiedades depurativas. Además, son muy versátiles. Pueden utilizarse picadas en ensalada, como aliño en una vinagreta o con ajo, como infusión, cocinas y salteadas o en tortilla. Cáscaras de cítricos. Además de dar un agradable sabor a los postres como el bizcocho o el arroz con leche, las cáscaras de cítricos son perfectas para caramelizar el azúcar, dar potencia a las infusiones e incluso aromatizar el aceite de oliva. Centro y piel de la piña. Las propiedades diuréticas de la piña la han convertido en una de las frutas más consumidas durante todas las épocas del año. Sin embargo, al tener una piel y un corazón demasiado duro, se desperdicia gran parte de este producto. El centro de la piña se puede utilizar si se hierve. De esta forma, quedará blando y jugoso, perfecto para añadir en rodajas a ensaladas, pastas y arroces. Además, con el mismo método se puede cocer la cáscara para aprovechar su jugo.- Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios