Gastronomía
Suscríbete por 1€

Gastronomía

Se espera una gran temporada de setas de primavera

Las elevadas precipitaciones y nevadas de las últimas semanas preparan el terreno para una auténtica 'lluvia' de hongos de temporada

Seta de cardo
Seta de cardo
Luis Ballester

Después de que la del otoño de 2017 fuese, posiblemente, la peor temporada setera desde que se tienen registros, la temporada de primavera que está comenzando lleva visos de ser una de las mejores de los últimos años.

Las elevadas precipitaciones en forma de lluvia y de nieve que se están registrando en las últimas semanas así lo hacen presagiar. Será cuestión de que ahora no haga demasiado viento que reseque el terreno y trunque las expectativas, apunta Francisco Albalá, presidente del Grupo Micológico Caesarugusta. Hasta ahora no han salido muchas muestras en las prospecciones que este grupo ha hecho en bosques de Soria y de las proximidades de San Juan de la Peña.

Por contra, el pasado fin de semana ya se han avistado algunos ejemplares en una de las zonas más seteras de Aragón, como es el Moncayo.

Así lo reseña Javier Cortés, de la Asociación Micológica de San Martín de Moncayo, quien matiza que habrá que esperar a que llegue un poco de calor para que haya una auténtica explosión de ejemplares de las especies más habituales en estas fechas, como senderuelas, setas de cardo, colmenillas y perrechicos o seta de San Jorge, y la seta de marzo.

Esta última, también conocida como seta de ardilla y cuyo nombre científico es Hygrophorus  marzuolus, está considerada como la primera seta de importancia gastronómica de la temporada, exceptuando las trufas negras. Su carne es muy compacta y su aroma recuerda a las avellanas. Aunque es una seta de primavera, puede encontrarse ya en inviernos húmedos y suaves, según apuntan Francisco Albalá y Angel Leiva, del Grupo Micológico Caesaraugusta, en la  guía '50 setas comestibles y sus similares tóxicas e inofensivas'.

Se espera una gran temporada de setas de primavera

Seta de San Jorge o usón. Foto de Francisco Albalá.

Otra seta muy primaveral es la seta de San Jorge, también denominada usón y muchardón en Aragón y perrechico en el País Vasco. Emana un potente aroma harinoso que la hace inconfundible para los expertos a la hora de recolectarla.

Se espera una gran temporada de setas de primavera

Colmenillas. Foto de Ángel Leiva.

La que es también fácil de distinguir por su apariencia es la colmenilla o morchella. En realidad, hay como una docena de especies comestibles de diferentes colmenillas, si bien los aficionados poco experimentados las consideran todas iguales. Tiene un sombrero piramidal compuesto por celdillas muy características. Es un hongo excelente, pero debe consumirse bien cocinado por contener sustancias hemolíticas que desaparecen con la cocción.

Se espera una gran temporada de setas de primavera

Senderuelas. Foto de Luis Ballester.

En cuanto a la senderuela, es una seta de primavera y otoño que aparece después de lluvias abundantes entre la hierba, en pastos y en prados. Forma corros en forma de senderos y es un comestible excelente, pero solo deben comerse los sombreros, ya que los pies son muy correosos.

Se espera una gran temporada de setas de primavera

Seta de cardo. Foto de Luis Ballester.

Otra seta que aparece tanto en primavera como en otoño es la de cardo (Pleurotus eryngii), que suele encontrarse en páramos, dehesas y terrenos baldíos. Para muchos aficionados es una de las mejores setas a la hora de la degustación, por lo que es muy buscada.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión