Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

El Café Benidorm cerrará antes de fin de año

Una conocida franquicia sustituirá a este icono de Zaragoza que cierra por la jubilación de sus dueños, más de 50 años después de que se levantase su persiana por primera vez.

El Café Benidorm cerrará antes de fin de año
El Café Benidorm cerrará antes de fin de año

Un cartel amarillo en la fachada del Café Benidorm avisa de su inminente cierre. Está colgado desde hace pocos días, pero no ha pasado desapercibido para los ciudadanos y menos para sus clientes. Son muchos los que sacan el móvil para inmortalizarlo. Junto a ese mensaje se anuncia la venta del mobiliario del bar. Se trata de unas mesas y unas sillas que han visto pasar a varias generaciones de zaragozanos, ya fuera para tomar un madrugador café o una cena de clase. Así, es normal que el Benidorm se haya convertido, a lo largo de los años, en un icono de la ciudad de Zaragoza.

"Cuando quité el cartel de 'tapas a un euro' para colocar este, se me caían las lágrimas", confiesa emocionado Adrián García, hijo de José Luis y María Jesús, actuales dueños del bar. Las primeras vacaciones de este matrimonio fueron a la levantina ciudad de Benidorm, pero desde que adquirieron el bar del mismo nombre, el 1 de mayo de 1994, se acabaron las fiestas. "Es un trabajo muy duro y cada vez más exigente", recalca García sentado en una de las mesas de la cafetería. Ahora, con 60 años cumplidos, espera con ganas su pronta jubilación. La decisión de su hijo Adrián de empezar estudios de administración y la oferta de una conocida franquicia escribieron el devenir del bar.

La familia García se siente orgullosa de que este sea el futuro del Benidorm después de haber superado las obras de la estación subterránea de Goya y las de la línea 1 del tranvía. Así, como la crisis económica, que azotó fuertemente a la hostelería, y la ley antitabaco. "Nos tuvimos que reinventar ante las nuevas leyes y abrimos, tras dos años de papeleo, la terraza para fumadores", comenta José Luis.

Esta ha sido la última etapa del Café Benidorm. Los García tomaron el relevo a la familia Mur en los 90, quiénes lo habían regentado desde la década de los 60. "Cuando los americanos vinieron a la base aérea de Zaragoza este local se abrió como una bolera, que estaba en el sótano", cuentan padre e hijo.

José Luis García comenzó a trabajar con 14 años en 'Flash', también en la acera de los números impares de la avenida de Goya. "Era una de las primeras pizzerías de Zaragoza. Teníamos que explicar a los clientes qué era una pizza", recuerda. También estuvo detrás de la barra del 'Ambi', "donde tocó la lotería en 1977", rememora.

Esta vocación se la ha transmitido a su esposa e hijos, con los que ha trabajado codo con codo. "Me acuerdo de subirme a las cajas de Coca Cola para llegar a la barra", relata Adrián. "He crecido en este barrio. Me conoce todo el mundo", añade. Este veinteañero recuerda con cariño otros negocios de la zona, como el mítico 'Burguer Luis', que estuvo abierto hasta hace unos años. "El otro día vi al Luis por la esquina", le dice José Luis a su hijo. Ellos aseguran que también volverán por el barrio porque no quieren perder la amistad con sus clientes.

"¿Dónde nos vamos a tomar el café ahora?", se preguntaban preocupados un matrimonio que cada tarde, fielmente, bajaba a merendar al Benidorm. “Lo que nos caracterizaba no era producto, sino el trato personalizado”, coinciden padre e hijo.

Y ahora… ¿a Benidorm?

El tópico que relaciona la jubilación y esta ciudad de la Comunidad Valenciana no se va cumplir con este matrimonio zaragozano. "Ahora a viajar, pero nos iremos al norte, que se come mejor", bromea José Luis. Aunque su hijo lo niega con la cabeza y le rebate con que planearán algún viaje a Benidorm.

Atrás quedarán los hitos de esta cafetería, como las cenas que sirvieron para los conciertos de Héroes del Silencio en las fiestas del Pilar de hace una década o la celebración de la Recopa de París. Esos recuerdos seguirán en la memoria, como también lo hará el rojo letrero que decía 'Bar Benidorm', con su radiante sol amarillo. Unos neones que se apagarán el próximo 23 de diciembre.

Etiquetas
Comentarios