Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Casa Martana: bocatines, gratinados y raciones al peso

El surtido de tapas y raciones de este bar ha encajado muy bien en La Almozara.

Elena Preda, propietaria de Casa Martana.
Elena Preda, propietaria de Casa Martana.
V. Castellano

Discretamente ubicada en el barrio de La Almozara, en esta taberna, el ir y venir de gente es continuo durante todo el día: al punto de la mañana con los desayunos y almuerzos; a la hora del vermú; durante el picoteo de media tarde y como una interesante opción para las cenas. Los bocatines de la casa, los gratinados y las raciones al peso son los principales argumentos culinarios, la razón de ser de tan buen acogida, no solo entre los vecinos de la zona sino entre los muchos zaragozanos de otros barrios que se acercan.

Entre las raciones, hay clásicos como el jamón de Teruel o embutidos ibéricos y de León, pero también productos que no resultan tan visibles. Es el caso de la mojama de atún y de las huevas de maruca, que se sirven con almendras y pan con tomate. Además, se pueden pedir cecina de potro y lacón a la gallega, y el queso artesano es de Ocaña (Toledo). El precio de estas raciones (6,50 euros) es muy competitivo en relación a la calidad del producto que se ofrece.

Los bocatines de la casa se preparan al momento y además de utilizar los productos reseñados anteriormente se elaboran de caballitas al estilo de Motril, de bonito seco con salmorejo o de lomo y costilla adobados. Sin olvidar, por supuesto, el ‘guardia civil’, picante o sin picar, con tomate, piquillo y pepinillo. Se trata de una opción económica –la mayoría de los bocatines se venden a 1,30 euros– para un tentempié o para un surtido a modo de cena informal.

Por último, en el capítulo de gratinados, se incluyen algunas de las ‘joyas’ de esta taberna. Es el caso de la patata confitada con bacalao, que se termina de hacer en el grill con un poco de queso y se puede degustar con dos salsas. El batido de jamón con alioli, la mentirosa de boquerón, el capricho de salmuera o el cabrales con anchoas son otras opciones cuyo precio, en ningún caso, llega a los dos euros.

El local no es muy grande. A la entrada hay unos cuantos barriles que le dan un aire de taberna y media docena de mesas en el comedor, al fondo del establecimiento. En cualquier caso, los fines de semana se queda pequeño. A según qué horas puede resultar complicado acercarse a la barra. En fin, que es uno de esos bares de clientela fiel que ha dado con la tecla a la hora de hacerse un hueco.

Casa Martana

Calle del Río Guatizalema, 2. Zaragoza. Teléfono: 976 363 299. Horario: de 7.30 a 23.30. Descanso: martes, cerrado.    - Ver otros restaurantes recomendados

- Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios