Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

5 infusiones frías para el verano

Las reconfortantes tisanas del invierno pueden sustituirse en verano por refrescantes infusiones que tienen además grandes efectos adelgazantes.

Añadir frutas a las infusiones tiene efectos refrescantes y nutritivos.
Añadir frutas a las infusiones tiene efectos refrescantes y nutritivos.
Freepik

Quienes disfrutan en invierno con el calorcito que nos proporciona una rica infusión, se encuentran un poco perdidos en verano, cuando las altas temperaturas hacen poco apetecible esa tisana caliente. Pero no hay de qué preocuparse, existen muchas combinaciones que pueden tomarse frías, disfrutando de sus sabores refrescantes, con el importante añadido de que tienen efecto adelgazante. Te ofrecemos cinco propuestas que seguro te gustarán:

1. Agua con limón y jengibre. Es la propuesta más básica pero no por eso poco eficaz o sabrosa. Además, su preparación es tan simple que no te dará ninguna pereza: corta un limón a rodajas y ponlo a hervir en un litro de agua. Añade un poco de jengibre rallado o en polvo. Retira todo en cuanto el agua comience ahervir y déjalo reposar durante 15 minutos. Mete todo en el frigorífico durante una hora. Ya lo puedes tomar, pero, si te gusta muy frío, añadele unos cubitos de hielo. Como te decimos, esta bebida no es sólo refrescante sino que también te ayudará si quieres perder peso.

2. Añade más frutas. Partiendo de esa primera receta base, se pueden inventar más batidos desintoxicantes, eligiendo las frutas y verduras que más te gusten. El principio es siempre el mismo: una infusión de limón y jengibre. Después, añade a tu gusto manzana y canela, fresa y kiwi, pepino, melocotón y melón, sandía y menta, piña o lima.

3. La tisana fría de té verde. Además de quitarnos la sed con un sabor muy agradable, esta bebida explota los beneficios del té verde, que activa el metabolismo y es diurético. Combinándolo con el melocotón se potencian sus efectos contra la retención de líquidos. Te damos la mejor receta para combinarlos: lava dos melocotones y, sin pelarlos, córtalos a rodajas. Ponlos a hervir junto con una cáscara de limón. Cuando el agua entre en ebullición añade dos bolsitas de té verde y déjalo hervir todo durante unos minutos. Pon todo a enfriar en la nevera durante un par de horas. Antes de servir, quita la cáscara del limón y pon hielos a tu gusto.

4. Otras tisanas frías. No hay por qué conformarse con el té verde, se pueden elegir las hierbas que más nos gusten, como la menta o la hierbabuena. Resultarán muy refrescantes y, si las mezclamos con naranjas amargas, arándanos o hinojo tendrán también efectos drenantes y adelgazantes. Además, no hay que olvidar el gran beneficio de meter hacernos beber, satisfaciendo nuestras necesidades de hidratación tan perentorias durante el verano.

5. Batido de piña. Los batidos son también una buena manera de que el acto meter líquidos en nuestro cuerpo, tan necesario en verano, sea más agradable. La piña es una fruta rica en bromelina, una enzima que acelera el metabolismo, quema grasas y tiene efecto drenante. ¿Qué mejor para un batido estival? Uns buena receta es mezclar dos rodajas de piña con hinojo y un talle de apio: además de apagar la sed, tiene efectos drenantes y desintoxicantes y combate la celulitis.

Más noticias.

Etiquetas
Comentarios