Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

La Papa Arrugá: mucho más que papas y con un aire aragonés

Además de papas con mojo picón, esta taberna ofrece tapas hechas al momento.

Ángeles Muela, en La Papa Arrugá.
Ángeles Muela, en La Papa Arrugá.
V. C.

Hace 15 años, cuando La Papa Arrugá abrió sus puertas, lo hizo acudiendo a la papa arrugá como producto icónico y de reclamo. Hoy, esta receta canaria aliñada con mojo picón rojo sigue ejerciendo el mismo poder de atracción, pero alrededor de ella la propuesta de picoteo ha crecido mucho.

Este local no tiene más referencias culinarias de las Canarias. Incluso sus papas tienen un aire diferente. El mojo es una versión que Ángeles Muela ha ido adaptando al gusto de los consumidores. Con el pimiento choricero como ingrediente principal y una buena combinación de especias, ha encontrado un interesante equilibrio para que no resulte excesivamente picante.

Junto a las papas, la propuesta que resulta más visible en la barra son las migas con chorizo. Del resto, sobre todo de los fritos, se informa convenientemente pero no aparecen detrás de las vitrinas. Una buena decisión, sin duda, la de prepararlos al momento. Llamativa es la variedad de empanadillas que hay: desde la clásica de atún a las de roquefort y puerro, de espinacas o el taco picante. Cada una, terminada con una forma diferente para que no haya lugar a equívocos.

Las patatas se trabajan con mucho mimo en otros formatos. Por ejemplo, en los huevos rotos. Se cortan muy finas y, una vez fritas y bien calientes, se añaden las yemas de los huevos para que se cuajen con el calor. La clara se fríe aparte y con ella se culmina el plato. Las raciones de madejas y de chipirones a la plancha también van sobre una buena base de patatas recién hechas.

El listado de picoteo incluye unas cuantas opciones verdes como setas con cabrales, alcachofas y espárragos trigueros a la plancha o la parrillada hortelana. Y para un tapeo rápido hay que probar los ‘angelitos’, el clásico montadito de salmuera con pan con tomate.

A media mañana, las tortillas de patata y de calabacín también tienen mucho tirón. Incluso se preparan por encargo. Y ahora que llega el buen tiempo, las ocho mesas que La Papa Arrugá saca a la plaza de San Pedro Nolasco son el escenario ideal para este picoteo. La plaza es una de las más coquetas de Zaragoza, protegida del aire y con mucho espacio para acudir con los más pequeños de la casa; uno de esos lugares que vivió mejores épocas y que merece la pena recuperar.

La Papa Arrugá

Calle de San Lorenzo, 1. Zaragoza. Teléfono: 976 399 682. Horario: de 8.00 a 16.00 y de 20.00 a cierre. Descanso: domingo y lunes noche, cerrado.-Ver otras noticias de restaurantes recomendados

-Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios