Gastronomía

Gastronomía

Las frutas y las verduras que están más de moda

Los zumos verdes y las dietas depurativas son dos argumentos que están de moda y muy relacionados, lo que no quiere decir que todo valga a la hora de acercarse a ellos.

La 'coach' nutricional Asun Armas y Eva Muniesa, propietaria de Arte a Bocados, preparando zumos verdes.
La 'coach' nutricional Asun Armas y Eva Muniesa, propietaria de Arte a Bocados, preparando zumos verdes.
Vanesa Castellano

Los zumos verdes están de moda y muy ligados a ellos, las dietas 'detox' (depurativas), una tendencia en alza entre las 'celebrities' de Hollywood para eliminar toxinas buscando, cada cierto tiempo, los beneficios de una cura de desintoxicación. Esa imagen de conocidas actrices paseando con su batido verde en la mano llega poco a poco a nuestras calles, instalándose con fuerza la idea de que nos encontramos ante la panacea que puede poner orden una alimentación desequilibrada. Desde luego, no es como los protagonistas de este reportaje creen que hay que afrontar la ingesta de estas bebidas, ni la puesta en práctica de esta dieta.

Tal vez una de las personas que más y mejor ha centrado este tema es la joven médico alemana Giulia Enders, autora del superventas 'La digestión es la cuestión'. En este libro afirma que "hay un hecho que las personas preocupadas por purificarse y desintoxicarse deberían saber: cada dos semanas todas las células de nuestro intestino se renuevan. Si durante dos semanas una persona come bien y sano ya tiene una completa depuración, sin necesidad de fiarlo todo a un batido verde". Quiere decir con esto que nuestro organismo se encarga por sí solo de depurarnos, "pero bueno –añade–, si alguien se quiere tomar un batido verde es posible que el cuerpo lo haga igualmente, pero de mejor humor".

Qué son

Relativizada la cuestión de lo estupendos o no que pueden llegar a ser estos zumos y las dietas asociadas a ellos, lo primero es conocer en qué consisten. La semana pasada, en la tienda Arte a Bocados (calle de José Pellicer Ossau, 4), Eva Muniesa organizó un taller de batidos 'detox' en el que contó con la colaboración de la 'coach' nutricional Asun Armas.

Media docena de clientes asistieron a esta cita en la que conocieron que un batido verde "se prepara con la mezcla de frutas y verduras. Su aspecto es verde ya que generalmente tiene una proporción de 60% de frutas y 40% de hortalizas". Asun asegura que al tomar así estos alimentos "se ingiere más cantidad que en su forma original, por lo que aportamos más agua, fibra, vitaminas y minerales al organismo".

Eso sí, desde el primer momento deja claro que "aunque son saludables, no hay que asociarlos a la idea de que adelgazan". A su juicio, por lo tanto, deben entenderse como" una forma de hidratarnos y aportar vitaminas y minerales imprescindibles, y para las personas que no toman suficiente fruta y verdura, como una manera fácil y cómoda de hacerlo". Y matiza: "No tienen contraindicaciones pero no son milagrosos".

Daniel Santolaya es nutricionista y ha asesorado a la empresa aragonesa Frutolandia en la puesta de largo de su nueva carta de zumos verdes. Al referirse a las dietas depurativas y de limpieza del organismo, no las desaconseja radicalmente, pero recomienda "hacerlas una vez al mes durante uno o dos días, como mucho, variando los batidos y tomando seis diferentes de 500 mililitros a lo largo de la jornada".

Daniel Santolaya, con los zumos que preparó en Frutolandia.

Daniel Santolaya, con los zumos que preparó en Frutolandia. V. C. 

Asun Armas tiene claro que las dietas 'detox' que se basan solo en tomar zumos, sobre todo si se prolongan durante cuatro o cinco días, o una semana, "no son saludables porque tendremos una carencia importante de nutrientes". Lo más razonable pasa por incorporar dos de estos batidos en diferentes momentos del día. "Lo mejor para el primero es tomarlo en ayunas, mientras que el segundo se puede ingerir a media mañana o para merendar", aseguran los dos expertos.

Ingredientes

La forma de hacerlos es sencilla. Consiste en poner en la batidora la fruta y la verdura elegida, cortada a trocitos, añadir agua o zumo y mezclar hasta conseguir la consistencia deseada. Eso sí, hay que utilizar una batidora americana o de vaso, y no la licuadora, ya que de esta forma se aprovecha mejor la fibra de los alimentos.

En cuanto a las combinaciones posibles, el catálogo de ingredientes al que se puede recurrir es muy amplio. "Lo difícil es dar con la textura y el sabor que resulten agradables, ya que algunas verduras son fuertes y aportan matices amargos", explica Daniel Santolaya. Es por ello que en los zumos verdes de Frutolandia se incorpora una pequeña cantidad de stevia, un edulcorante natural.

El color también es importante y no tiene que llevar a engaño. Daniel ha preparado la nueva carta basándose en las propiedades de las frutas y verduras, "pero también buscando una estética". Hay batidos blancos, rojos, naranjas, rosas y, por supuesto, verdes. Calabaza, pepino, apio y espinacas son algunas de las hortalizas que ha incorporado después de haber probado muchas combinaciones. "El apio no cambia demasiado el sabor de un zumo, pero otras verduras sí, así que hay que contrarrestarlo con una menor proporción", explica.

Además de las tres recetas que se reseñan en estas páginas, Daniel aconseja otras dos: "Para las personas que tienen problemas estomacales, como es mi caso, va bien la leche de avena con guanábana, una fruta tropical que cada vez se ve más". También le gusta mezclar fresas, frambuesas, moras y apio. "Esta verdura es un magnífico expectorante, mientras que el efecto antioxidante de los frutos rojos es muy bueno para el organismo". Y lo que recomienda es no poner fruta ácida y dulce en un mismo batido.

Eva Muniesa añade la posibilidad de incorporar otros argumentos verdes como lechuga, perejil, brócoli e, incluso, remolacha, que mezclada con fresas "queda de un color rosa espectacular". Además, en función de los colores, Eva se atreve a hacer esta clasificación: "El verde, normalmente, es digestivo; el amarillo, depurativo; el naranja es muy bueno para la piel y el rojo, un magnífico antioxidante".

En Arte a Bocados los venden ya preparados (1,50 euros) en vasos de 300 mililitros y refrigerados. "Cada vez hay más interés –comenta–, la gente está muy concienciada sobre la importancia de la alimentación y que estos productos pueden ser un estupendo sustitutivo de otros menos sanos". Además, Eva insiste en algo que cada vez se escucha más: "Los zumos, si están bien refrigerados, no pierden propiedades aunque hayan pasado unas horas".

Combinaciones

Durante el taller en Arte a Bocados, los asistentes probaron dos zumos verdes, pero se llevaron a casa unas cuantas ideas más. Por ejemplo, la posibilidad de mezclar plátano, manzana, pera y, para que adquiera la tonalidad verde, añadir espinacas o canónigos. Al de piña y melón le van bien unas hojas de lechuga o de espinacas.

El de manzana, zanahorias y una rama de apio es un clásico al que se puede incorporar algo de perejil. Y uno muy distinto es el que incluye leche vegetal, melón, semillas de lino y copos de avena. En aquellos casos en los que quede una textura como de puré se aconseja aligerarlos con zumo de naranja y limón, o con agua. "Eso ya va en función del gusto de cada uno", comenta Asun Armas.

El nutricionista Daniel Santolaya añade dos detalles más. "En algunas frutas está comprobado que la piel atesora importantes propiedades y que, en su totalidad o en parte, también se podría añadir; de momento, ponemos la piel con la manzana y tenemos que estudiar otras posibilidades".

Por último, salvo que el batido se haya elaborado en el mismo momento en que se va a consumir, este experto recomienda agitarlo. "Normalmente la pulpa y la verdura se concentran en la parte superior y el líquido abajo, por lo que conviene que se mezclen bien todos los ingredientes", concluye.

-Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios