Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Un brindis con sabor aragonés

Hay cuatro denominaciones de origen donde elegir y elegir una gran variedad de productos para conseguir unos maridajes perfectos.

Estas navidades no pueden faltar los vinos de la tierra sobre la mesa.
Estas navidades no pueden faltar los vinos de la tierra sobre la mesa.

Estas fechas tan señaladas brindan muchos momentos para disfrutar con las personas queridas. En estas veladas navideñas, contar con nuestros vinos es siempre un acierto porque se adaptan a cualquier situación y a todos los gustos.

Así, cuando toca ir de tapeo puede ser una interensante opción decantarse por un vino rosado, ya que seguramente combinará con la gran mayoría de los picoteos. Para que sea servido en óptimas condiciones, hay que recordar que tiene que ser un vino joven, correspondiente a la añada anterior al año en curso. Por ejemplo, ahora es el mejor momento de consumo de los rosados de 2015 y de los de este año.

Con las comidas, se suele empezar también por los vinos más ligeros y jóvenes, ya sean blancos, rosados o tintos. Según avanzan los platos, sí se recomienda degustar vinos más complejos y con más meses de crianza, si se prefiere. Para el postre, los moscateles o los cavas se llevan los honores en la mesa. Eso sí, siempre aragoneses.

Por otra parte, también puede tocar encargarse del vino en alguna de estas celebraciones navideñas. En este caso, se recomienda ser generoso y no quedarse corto, de manera que hay que pensar que de una botella se pueden servir ocho copas o bien que una botella es para cuatro personas. Para elegir el vino, y sobre todo si no se conocen los gustos de los compañeros de mesa, lo más recomendable es decantarse por un tinto. Según lo especial de la celebración, es bueno sorprender con tintos especiales y recomendados por profesionales que también, por qué no, pueden servir de obsequio para aquella persona tan difícil de agasajar.

- Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios