Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Jesús Solanas y ¡larga vida al sumiller!

Reivindica la figura del sumiller, oficio que desempeña desde hace muchos años.

Enrique Torguet, de la Zaragozana, le entregó el galardón.
Enrique Torguet, de la Zaragozana, le entregó el galardón.
M. S.

Porque no solo de cocineros 'vive' la gastronomía, uno de los Premios Con Mucho Gusto del pasado miércoles recayó en la figura de un sumiller, Jesús Solanas, muy conocido dentro y fuera de nuestras fronteras y con una dilatada experiencia en el sector. De este reconocimiento destacó sobre todo la importancia de poner de relieve la labor de un sumiller.

Para ello, no dudó en remontarse a épocas precristianas donde ser copero era un reconocido oficio o a los años de pasadas monarquías, cuando debían probar las copas de vino de los Reyes antes que sus majestades.

Hoy por hoy, el sumiller, procedente de la palabra francesa 'sommelier', no ha perdido su importancia, pero quizá su reconocimiento, pues su presencia en los restaurantes es cada vez menor. En cambio, como apunta el vicepresidente de la Asociación de Sumilleres de Aragón, el vino gana importancia en la economía aragonesa, donde existen cuatro denominaciones de origen.

Esto podría deberse, en parte, al desconocimiento. El sumiller, en palabras de Solanas, no solo se ocupa de los vinos, sino de "los cafés, los vermús, los licores, los puros..." e, incluso, de la gestión del establecimiento: "Es como un camarero avanzado: asesor, formador, psicólogo...", concluye Solanas.

Aquí y ahora

La asociación aragonesa que representa Solanas es una de las más antiguas de España. Además, existe en la Comunidad una titulación homologada pionera que ha permitido lanzar dos promociones en 25 años.

Solanas  dirige hoy su propio restaurante, Absinthium, donde se centra en "interpretar los deseos del cliente para que se vayan más contentos", según dice. Así de fácil, ¿o no?

- Volver al suplemento 'Premios Con Mucho Gusto'

- Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios