Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

El Tubo y el recuerdo de los bocadillos de calamares

La Pilara y el Calamar Bravo siguen apostando por esta especialidad.

Un grupo de amigos en el Calamar Bravo de Zaragoza.
Un grupo de amigos en el Calamar Bravo de Zaragoza.
Maite Fernández

Entrando al Tubo de Zaragoza por la calle de los Mártires, el olor a calamares fritos prácticamente ha desaparecido del ambiente. Y las referencias muy visibles de otros tiempos a los bocadillos elaborados con este molusco, también.

En este escenario, lo más habitual hoy en día es verlos como raciones. Pero el bocata de calamares no ha desaparecido del todo. Lo sabe bien Elena Martínez, cocinera de La Pilara. Ella, todos los días prepara bastantes. "Les gustan mucho a quienes vienen de fuera, de los pueblos; a las 10.00, llega gente pidiendo bocatas de calamares picantes".

En El Calamar Bravo (Cinco de Marzo, 14) es donde sigue siendo la seña de identidad de la casa. El pan esponjoso, los calamares enharinados y fritos y una buena dosis de salsas mayonesa y brava picante son los tres ingredientes principales de estos afamados bocadillos.

- Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas
Comentarios