Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Trece tapas del Tubo de Zaragoza que no te puedes perder

La mítica zona del Tubo de Zaragoza es un lugar imprescindible y con encanto para pasar un buen rato de vermu, tapeo y buena comida en la ciudad.

Balcón del Tubo
Balcón del Tubo

Algunas de las tapas que más gustan de esta zona hostelera del Tubo de Zaragoza.

El Tubo es la zona de tapeo de Zaragoza por excelencia. Los establecimientos ubicados en las calles que rodean o atraviesan estas dos manzanas del casco histórico de la capital son lugar de peregrinaje para zaragozanos y visitantes desde hace muchos lustros.

La oferta es amplísima y partiendo de la premisa de que en cuestiones de gustos cada uno es rey y señor de su paladar, esta reseña de tapas no tiene otra aspiración que ofrecer un pequeño abanico de las posibilidades que allí se pueden encontrar.

El Maki aragonés, cocina de fusión en el restaurante Uasabi de Zaragoza

Comenzamos este paseo por la calle del Cuatro de Agosto, entrando desde el pórtico imaginario del Plata. La primera parada nos lleva a la cocina de fusión que practica Abel Mora en el Uasabi, reputado establecimiento de cocina oriental. Es uno de los locales más modernos de la zona y desde el primer momento la clientela alaba el 'Maki aragonés', una creación que combina esta preparación tan japonesa y sus ingredientes (arroz, alga nori, soja y wasabi) con productos locales como la borraja, la cebolla de Fuentes y el ternasco.

El popular Solomillo al caramelo de La Pilara del Tubo de Zaragoza

La siguiente estación es otro bar de reciente apertura, La Pilara. Y una de las tapas que más ha calado es el 'Solomillo al caramelo', que combina sabrosos ingredientes sobre una tostada de pan: solomillo de cerdo, tiras de bacón y salsa caramelizada. La oferta es inmensa y si alguien opta por un bocadillo no debe perderse el de boquerones, tomate y bonito.

Las cigalitas de la huerta de Casa Pascualillo de Zaragoza

Ya metidos en la calle de la Libertad, está uno de los establecimientos con más solera, Casa Pascualillo, que acaba de cumplir 75 años. Y su tapa emblemática es la cigala de la huerta, a base de ajetes tiernos fritos. Su oferta es amplia y los fines de semana conviene degustar el jamón asado al horno

La tosta de brandada de bacalao de la Terraza Libertad 6.8.

Justo enfrente, la Terraza Libertad 6.8 ofrece desde hace tres años modernas raciones y copas de madrugada. Entre todas, destacamos la 'Brandada de bacalao gratinada sobre tosta de hogaza y aceite de perejil'. El tataki de atún es otra opción recomendable.

Otras tapas del Tubo de Zaragoza

Siguiendo por esta calle llegamos a las populares cuatro esquinas, de las que se suele decir que si no hay gente en este punto, no la hay en ninguna otra parte de Zaragoza.

Aquí recomendamos las croquetas de Doña Casta (variadas y para todos los gustos), destacan Las croquetas de Doña Casta: de arroz negro con ali oli, de gallina con chocolate y de boletus con foie. Los tacos picantes de Vinos Nicolás (de carne de ternera y especias diversas) son parada obligada.

Justo enfrente, El Balcón del Tubo tiene una larga vitrina de especialidades, entre las que destacan las albóndigas con salsa de naranja.

Albóndigas con salsa de naranja, del Balcón del Tubo. 

La calle que cruza Libertad es la de los Estébanes, donde hay establecimientos con solera. Al fondo, el imprescindible Bodegas Almau, con la mayor oferta de vinos del Tubo y con sus inexcusables anchoas con olivas.

Las imprenscindibles anchoas con olivas de Bodegas Almau.

Al lado  de Almau, está La Ternaska, con la carne de este cordero aragonés como bandera. Aquí hay que probar sí o sí las 'Patatas sherry',  que están para chuparse los dedos y que son una versión muy especial de huevos y patatas rotas. Otra tapa muy rica es la cecina de pierna de ternasco de Aragón.

Y justo enfrente de La Ternasca está El Hormiguero Azul, especializado en pescados y mariscos, con sus sabrosas anchoas al Orio. Y si alguien quiere apurar los ricos vinos que tienen aquí, que pida unos berberechos a la cerveza.

Al otro lado de las cuatro esquinas, está La Miguería, que tiene decenas de platos con esta especialidad (hay que probar la 'Mil hojas', que lleva huevo, verduras y brocheta de fruta).

Puerta con puerta a La Miguería está Algo Más, otro local que cuida mucho el vino y en el que destaca su morcilla con foie rebozada de sésamo. Carlos, su responsable, nos cuenta algo de ésta y otras tapas en este vídeo.

El recorrido termina en Bal d'Onsera (calle del Blasón Aragonés,) donde la exquisitez de la cocina que practica el chef Josechu Corella se concreta en raciones como el 'Huevo con migas'. Otro día os hablaré de los establecimientos próximos al Tubo que también vale la pena visitar.

Consulta dónde comer en Zaragoza.

Etiquetas
Comentarios