Despliega el menú
Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

Los polifenoles que tiene el vino podrían ayudar frente a algunas enfermedades intestinales

La cerveza también presenta estas sustancias químicas de carácter antiinnflamatorio.

Copa de vino tinto
Copa de vino tinto

Los polifenoles presentes en bebidas fermentadas como el vino o la cerveza pueden plantearse como terapia natural frente a las enfermedades inflamatorias intestinales tras haber demostrado sus beneficios frente a estas patologías, así como para prevenir la obesidad y diferentes patologías cardiovasculares.

Así se desprende de una jornada-taller celebrada en el marco de la Cátedra Extraordinaria de Bebidas Fermentadas y Salud organizada por la Universidad Complutense de Madrid, en la que diferentes científicos e investigadores nacionales e internacionales analizaron los efectos de estas sustancias químicas sobre la microbiota, conjunto de bacterias que viven en el intestino.

En concreto, los expertos han recordado que los polifenoles naturales que contienen este tipo de bebidas presentan un carácter antioxidante y antiinflamatorio que contribuye a la prevención de enfermedades, a pesar de no estar catalogados como nutrientes.

El director del Laboratorio de Nutrición y Genética de la Universidad de Tufts en Boston (Estados Unidos), José María Ordovás, ha explicado que estos beneficios han despertado un creciente interés de la comunidad científica por conocer mejor estos nutrientes no tradicionales.

Y en el caso de enfermedades como la colitis o la enfermedad de Crohn, Giuseppe Poli, profesor de Medicina en la Universidad de Turín (Italia), ha destacado como las propiedades antiinflamatorias de estas substancias podrían ser positivas para tratar la inflamación del intestino.

Además, María Victoria Moreno-Arribas, especialista en Microbiología de los Alimentos por la UCM, recomienda "ingerir alimentos ricos en polifenoles como pueden ser las frutas y verduras, y en concreto el consumo moderado de bebidas fermentadas, como el vino y la cerveza, para mantener la funcionalidad de la microbiota y salud digestiva".

Precisamente la cerveza ha sido una de las protagonistas, ya que las vitaminas, hidratos, minerales y, sobre todo, compuestos polifenólicos aportados por la malta y el lúpulo dotan a esta bebida fermentada de posibles propiedades beneficiosas para la salud.

"Los polifenoles que contiene la cerveza hacen que el consumo moderado durante las principales comidas, pueda proteger el sistema cardiovascular y lo haga en mayor medida que otras bebidas alcohólicas", ha apuntado Ramón Estruch, del Hospital Clínic de Barcelona.

Ir al suplemento de gastronomía.

Etiquetas