Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Todos disfrutan del Concurso de Tapas de Zaragoza

Los hosteleros de la plaza de Santa Cruz rindieron homenaje con esta iniciativa a la Fundación Tutelar Aragonesa Luis de Azúa, en su 20 aniversario.

Integrantes de la Federación Luis de Azúa participaron en el concurso de tapas en Casa Juanico
Integrantes de la Federación Luis de Azúa participaron en el concurso de tapas en Casa Juanico
R. Vicente

La plaza de Santa Cruz del Casco Histórico de Zaragoza fue testigo este lunes de una jornada de solidaridad gastronómica que los hosteleros del Concurso de Tapas y la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza han querido dedicar a la Fundación Tutelar Aragonesa Luis de AzúaCasa Juanico ha sido el bar elegido para la ocasión y algunas de sus especialidades -como el huevo de bacalao con caviar de miel o el jamón con chorreras-, las protagonistas de esta jornada gastronómica tan solidaria

"Nos invita la organización por primer año y nos hace muchísima ilusión a todos. Estamos muy contentos y ojalá que haya más iniciativas de este tipo en la ciudad", contaba Pilar Faci, la coordinadora de esta organización que tiene como fin la tutela de personas con discapacidad intelectual. 

Este lunes, a las 19.00, un total de 12 personas tuteladas de diferentes edades y 11 voluntarios de la Fundación pudieron degustar en la plaza de Santa Cruz algunas de las tapas que los hosteleros de la provincia han elaborado en el marco de la XXI edición del Concurso de Tapas.

Una iniciativa más que, sumada a todo el trabajo que realiza la asociación, contribuye a que hoy estas personas estén más integradas en su día a día. "En los últimos años -destaca Faci- ha habido un reconocimiento muy importante por parte de la sociedad". Y eso es gracias -matiza- a la lucha y al trabajo de todas las asociaciones por hacerse oír. "Hoy no cabe duda de que una personas con discapacidad está mucho más integrada que antes. Nosotros siempre hemos tenido presente que ellos estuvieran por delante", puntualiza.

En la actualidad, esta Fundación tutela a 15 personas, de entre 30 y 70 años. Las cosas -reconocen- han cambiado mucho en estos años y ha habido logros importantes en materia de discapacidad. "Anteriormente las tutelas las llevaban en todos los juzgados y ahora hay uno especializado en incapacidades. Ha habido un reconocimiento por parte de la sociedad muy grande y eso es gracias al trabajo de todas las asociaciones", reivindica Faci.

La mayoría de los casos que atienden responden a situaciones familiares complicadas: huérfanos de padres ya mayores que fallecieron o casos en los que estos no pueden hacerse cargo por enfermedad -normalmente azhéimer y otras demencias-. "Hay también circunstancias en las que otros no han querido o no han podido hacerse cargo", añaden. En todas esas situaciones, las personas con discapacidad tuteladas por la asociación disponen de la ayuda de un voluntario y una plaza en residencia. "Hemos conseguido que estén todos en centros porque había algunos que vivían en habitaciones alquiladas", confiesan. El voluntario es un apoyo más para brindar a la persona una "tutela afectiva" que complementa a la parte jurídica: aquella que les dicta un juez. "Nuestro voluntariado es de uno a uno y tenemos desde una persona de 25 años a otra de 70 que están igualmente comprometidas", subraya Faci.

Rebeca Gonzaba y su hija Adriana han sido dos de las voluntarias que han participado en esta jornada junto a Raquel Cescuti, con quien prácticamente se ha criado la joven, según relatan. Antes de hacerse voluntaria, esta zaragozana formó parte del club Los Tigres, de Atades, y cuando se enteró de la creación de esta asociación tutelar aragonesa, también quiso colaborar y formar parte de ella. "Llevo 20 años con la Fundación y he tenido ya a tres personas tuteladas. Mis hijos se han criado con Raquel y hemos venido a acompañarla", contaba Rebeca mientras Raquel y el resto de compañeros de la Fundación disfrutaban agradecidos de los brindis y de las tapas. Todos ellos pudieron disfrutar este lunes de una jornada diferente en la que la covivencia unida a la gastronomía fueron esta vez las protagonistas. 

Ir al suplemento de gastronomía.

Etiquetas