Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Cómo hacer albóndigas de bacalao caseras

Todos los secretos para preparar unas estupendas albóndigas de bacalao con tomate, ideales para hacer en Semana Santa.

Albóndigas de bacalao con salsa de tomate
Albóndigas de bacalao con salsa de tomate
Almozara

Durante el tiempo de vigilia, el bacalao es uno de los alimentos más consumidos. Además, gracias la versatilidad de este pescado, se puede cocinar de diversas formas y con miles de salsas que agraden a todos los comensales: con salsa de piñones, al pil-pil, en croquetas, a la plancha o al horno...

Una forma de prepararlo, y la favorita de los más pequeños, es en forma de albóndigas con una buena salsa. Con esta receta el bacalao quedará esponjoso y muy sabroso y conseguiremos que todos los invitados queden satisfechos con el plato de albóndigas de bacalao con tomate tan típico de la Semana Santa.

Ingredientes para las albóndigas:

400 gramos de bacalao desalado 1 huevo 60 gramos de pan rallado 15 gramos de piñones Ajo y perejil picados HarinaIngredientes para la salsa:

250 gramos de tomate frito triturado 1 cucharada de harina Media cebolla 20 gramos de avellanas tostadas sin piel 2 dientes de ajo Perejil 1 pastilla de caldo de pescado Aceite de oliva Un chorro de vermú?Preparación:

Desmigajar el bacalao una vez quitadas la piel y las espinas y triturarlo junto al ajo y el perejil. Una vez batido, añadir un huevo, los piñones y el pan casado (si es casero las albóndigas quedarán más esponjosas) y amasar hasta que quede una masa sólida con la que poder hacer bolitas. Freír las albóndigas en abundante aceite hasta que cojan un color dorado. Al sacar de la sartén es recomendable ponerlas sobre papel de cocina absorbente para evitar un exceso de aceite. Picar los ajos, las avellanas y el perejil y reservar. Poner en una olla el tomate frito y añadirle la cucharada de harina para que se cueza un poco. De manera paralela, sofreír la cebolla hasta que se poche y reservar. Añadir al tomate medio vaso de agua, un chorrito de vermú y la pastilla de caldo y dar vueltas hasta que sea una salsa homogénea. Añadir las albóndigas, la cebolla pochada y el picadillo de ajos, avellanas y perejil. A fuego lento, dejar cocer el guiso con una tapadera. Controlar que no falte caldo para la cocción, de ser así, añadir agua hirviendo para evitar que las albóndigas se quemen.- Ver otras recetas de cocina

- Ir al suplemento de gastronomía

Etiquetas