Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Tres tapas de Aragón pugnan en Valladolid

Tres establecimientos aragoneses participan desde este lunes en el Concurso Nacional de Tapas y Pinchos de Valladolid: Trasiego (Barbastro), Los jardines del Plaza (Borja) y Meli Melo (Zaragoza)

Tigre 2.0, propuesta de Los Jardines de Plaza, de Borja.
Tres tapas de Aragón pugnan en Valladolid

Si hubiera un poco de suerte, este año alguno de los premios del Concurso Nacional de Pinchos y Tapas Ciudad de Valladolid, que se celebra esta semana, podría venir para Aragón.

Suerte, porque méritos tienen más que suficientes las tres tapas que competirán junto a otras 45 procedentes de todo el Estado español.

Así, la que lleva Javier Matinero, chef del restaurante Trasiego, de Barbastro, se adjudicó el primer premio en el Concurso de Tapas del Somontano de 2012, el primer accésit en el III Concurso Provincial de Huesca de ese mismo año y el primer premio en el I Concurso de Tapas de Aragón, celebrado el año pasado. Es un canelón crujiente de rabo de buey, cuya carne, de textura melosa, contrasta muy bien con el crujiente del envoltorio.

Raquel Marcén, propietaria y cocinera del Meli Melo, de Zaragoza consiguió el título de la Mejor Tapa Mediterránea del concurso provincial zaragozano del año pasado con una combinación de pasta brick, setas, huevo, panceta, nata y queso que fue bautizada como Cave ovum. Esta cocinera es una de las más laureadas y está en posesión de varios premios en los concursos de pinchos de la capital.

El tercer participante es otro chef que cuenta con un largo currículo de galardones, Óscar Rodríguez, bilbaíno afincado desde hace tiempo en Borja, donde conduce el restaurante Los Jardines del Plaza. A Valladolid lleva su última creación, un Tigre 2.0, en la que destaca un mejillón que tiene la característica de que hasta la cáscara es comestible. Más que una tapa, es una ración de cuchara, lo que, en opinión de su creador, podría restarle opciones, pero confía en sus posibilidades.

Ante Berasategui

Nuestros tres representantes deberán medirse al resto de participantes en la fase final del campeonato, que se desarrollará durante los días 4 y 5 de noviembre en la Cúpula del Milenio, instalada en la plaza del mismo nombre, a orillas del río Pisuerga. Durante un periodo de tiempo máximo de 25 minutos, cada finalista preparará siete reproducciones de su tapa, más una testimonial para ser fotografiada y exhibida ante el público.

Las votaciones del jurado, que preside el prestigioso cocinero vasco Martín Berasategui, designarán al vencedor del concurso, a dos subcampeones y a los tres accésits al mejor concepto de tapa y a las principales expresiones de tradición y de innovación. La tapa ganadora recibirá un sustancioso premio de 6.000 euros. Pues eso, que haya mucha suerte.

Ir al suplemento de gastronomía.

Etiquetas