Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

Gastronomía de altura para todos en el valle de Benasque

Las rutas Con Mucho Gusto organizadas por HERALDO han buscado el mejor sabor de la zona.

'Showcooking" en las Rutas Con Mucho Gusto
Gastronomía de altura para todos en el valle de Benasque
Pablo Otín

A pie de calle. La gastronomía del valle de Benasque sale al encuentro del público de la mano de las Rutas Gastronómicas Con Mucho Gusto que organiza HERALDO junto a Quémedios. Desde el pasado jueves y hasta el 31 de agosto, la Muestra de Productos de la Tierra en la Alta Cocina recala en la villa de Benasque. Hasta mañana domingo, en forma de fiesta gourmet al aire libre (con permiso de la meteorología), y hasta el día 31, en los menús de degustación que ofrecen nueve de los 13 restaurantes participantes.  

La esencia de este encuentro es la fusión entre el buen hacer de los afamados chefs del valle y la alta calidad de los productos autóctonos. De esta forma, aunando alta cocina y sabores de la tierra, se da a conocer la riqueza gastronómica de estos parajes. 

Así lo han entendido los 13 establecimientos que aportan a esta muestra su interpretación personal de la rica tradición gastronómica de la zona, ligando vanguardia y autenticidad. Con este enfoque, el concepto de alta cocina se amplía. "Con la base de un buen producto clásico, la imaginación de cada uno puede transformarlo en un sorprendente resultado, con guarniciones fuera de contexto y presentaciones y texturas nuevas", indica Marcos Llanas, cocinero del Gran Hotel Benasque

Quienes se acerquen hoy y mañana a la villa altoaragonesa no se quedarán en la teoría, sino que tendrán ocasión de probar las exquisitas tapas preparadas por los restaurantes que participan, verdaderas minicreaciones de alta cocina listas para degustar al aire libre en la zona gourmet.

Estos pequeños bocados son una excelente fórmula para conquistar los paladares de la gente de a pie, dando a conocer a un tiempo productos autóctonos y cuidada elaboración culinaria.

‘Showcooking’ en vivo

Con el fin de intensificar aún más ese contacto directo con los asistentes, los fogones se sacan a la calle en estas citas gastronómicas itinerantes auspiciadas por HERALDO, para cocinar a la vista del cliente y explicar las bondades de cada producto. El ‘showcooking’ "es como una pequeña ‘master class’ de la que la gente se puede llevar ideas nuevas que hacer en casa", señala Llanas, uno de los chefs participantes, junto a Jacinto Escartín, del restaurante La Llardana; Kike Anés, de El Candil; María José Martínez, de La Sidrería; y José Jordana, de La Solana/Hotel Casa Cornel. Espectáculo y proximidad se dan la mano en vivo y en directo.

Alta cocina a su alcance

En conjunto, esta muestra es para el visitante una oportunidad única de descubrir. Tanto las tapas como los menús degustación que los restaurantes han diseñado expresamente para la ocasión demuestran que "por poco dinero se puede disfrutar de la alta cocina", dice Jordana. Estos menús especiales se sirven hasta el 31 de agosto en nueve de los establecimientos participantes a un precio de 25 euros.

Con recetas que aúnan las bases de la cocina tradicional con la innovación, en la composición de cada menú se ha buscado realzar los variados productos del valle de Benasque y sus alrededores.

Para abrir boca, nada mejor que algunos ejemplos. El Candil (Cerler) propone comenzar con salmorejo de tomate rosa de Barbastro con pensamientos y arroz meloso con Amanita caesarea. De segundo, salmón confitado con aceite de vainilla, manzana y mermelada de kiwi y jarrete de cordero del valle cocinado a baja temperatura con romero y piperrada. De postre: canutillos de hojaldre rellenos de crema pastelera con chocolate.

La Llardana (Benasque) arma una ‘bomba’ de tomate rosa, una gelatina con los ingredientes de la receta tradicional pero diferente textura. Su menú incluye además unas judías verdes con gambas y salsa de almendras y un segundo en el que una salsa de hongos acompaña al lomo de ternera del valle. Cierra un bizcocho de chocolate tibio con helado de queso.

Milhojas, cremas, carpaccios, timbales, guisos y asados del resto de los menús de degustación (en Cantaloope, Gran Hotel Benasque, Hotel Aneto, Borda d’Arnaldet, La Sidrería, La Solana y Maupás Benás) atrapan los sabores más auténticos de todo un valle.

Volver al Suplemento de Gastronomía.

Etiquetas