Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Gastronomía

Churrasco: el mismo nombre y varios despieces diferentes

Una pieza de vacuno muy sabrosa y cada vez más popular por ser alternativa a carnes más caras.

A. Toquero. Zaragoza Actualizada 30/07/2014 a las 13:10
Etiquetas
0 Comentarios
Vanesa López, de la carnicería Cuarzo, con una pieza de churrascoAgencia Almozara

Si acudimos a un restaurante argentino y pedimos churrasco y hacemos lo mismo en uno aragonés que lo incluya en el menú, seguramente nos van a servir productos diferentes. En Argentina, al hablar de churrasco se refieren a cualquier filete de vacuno, mientras que en Aragón y en el resto de España es un despiece que se obtiene de la falda de la ternera cortada transversalmente y no siguiendo la forma de la costilla. 

En Sudamérica, en general, a nuestro churrasco lo llaman asado de tira y ellos lo suelen consumir de un grosor bastante mayor al que estamos acostumbrados por estas tierras. De hecho, cada tira puede tener hasta ocho centímetros. De las características de esta carne sabe mucho el chef argentino Armando Terzano. En la actualidad no ejerce profesionalmente de cocinero, pero es buen conocedor de cómo se consume a los dos lados del Atlántico. 

David Baldrich, chef del restaurante La Senda, no trabaja habitualmente esta pieza pero se ha animado a preparar una receta que va más allá del uso tradicional y casi exclusivo que se le da recurriendo a la brasa o a la plancha. Y, por último, Rosa Borobia, de la carnicería Cuarzo, va a ofrecer la visión más cercana al cliente. 

A la hora de intentar aportar un poco de luz sobre el origen del término, Wikipedia supone un buen punto de partida. En ella se recoge que "el churrasco es una comida originaria de España, donde aparece ya citada en documentos del siglo XV y muy consumida en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Uruguay, consistente, por lo general, en un trozo de carne vacuna cocido sobre una plancha, a las brasas o directamente sobre las llamas". 

Según esta definición, el viaje original del churrasco se hizo de España hacia Sudamérica, aunque la sensación general es que fue en esos países donde más arraigó, hasta el punto de que hoy en día se percibe que es un producto más suyo que nuestro. En cualquier caso, más allá del origen, lo cierto es que en España este despiece se ha popularizado mucho, especialmente en Galicia, donde los movimientos migratorios de ida y vuelta a Argentina han sido constantes. 

En Aragón también ha crecido su consumo. Lo confirma Rosa Borobia, que asegura que "se ha convertido en una alternativa frente a otras carnes más caras y, sobre todo, en primavera y en verano se pide bastante". Sobre sus características, Rosa la describe como "una carne de segunda, un poco más dura que otras piezas, pero muy sabrosa por la presencia de la grasa y el hueso". 

Habitualmente, el churrasco que se vende al público proviene de terneras de un año. La pieza de la falda la suelen tener entera en las carnicerías y en el momento en que el cliente solicita los filetes se cortan directamente con la sierra. "El grosor más habitual es de un centímetro, sobre todo para el consumo diario en casa, aunque hay gente a la que también le gusta un poco más gordo para hacer a la brasa", comenta esta carnicera. 


En la parrilla

Efectivamente, Armando Terzano confirma que así es como se degusta mayoritariamente en Argentina, "directamente sobre la parrilla o como si fuera un espeto". "A diferencia de otras carnes, yo recomiendo echar primero la sal para que se infiltre bien con la grasa y el hueso", prosigue. En el caso de las piezas un poco más gruesas, aconseja ponerlas sobre la parte de la carne dos o tres minutos "con la brasa muy viva para que se selle". A continuación, quitar algo de fuerza al fuego y dar la vuelta, sobre el hueso, "para que poco a poco el calor se vaya metiendo; de esta forma no se reseca". Armando tiene muy claro que la brasa es la mejor solución "porque la carne respira mientras que en la plancha o en la sartén no; se dora o se tuesta, pero no es lo mismo". 

Los cocineros, por lo general, prefieren el despiece de las hembras "porque su grasa es mejor", comenta David Baldrich. E hilando muy fino, se podría abrir hasta un debate sobre qué parte de la falda es mejor, si la derecha o la izquierda. En este sentido, Armando Terzano se refiere a la creencia que hay en su país de que las vacas se acuestan siempre sobre el mismo lado, "de forma que si te comes la costilla de la parte por la que se acuesta va a estar más dura que la otra, pero de momento no hay ningún estudio científico que lo avale". 


Receta diferente

Aunque el chef David Baldrich no utiliza el churrasco en su cocina, reconoce que en Aragón es "un bocado bastante apreciado por el que mucha gente se decanta si aparece en un menú del día, como suele ser muy habitual". Para la receta que presenta esta semana ha intentado ofrecerlo de una forma diferente. "En cuanto sometes a esta pieza a un tiempo de cocción enseguida se endurece –comenta–, así que me he decantado por triturar la carne y ofrecerla plancheada como si fuera una mini hamburguesa sobre uncuscús".

También ha optado para acompañar por dos salsas orientales que se pueden adquirir ya preparadas. En este terreno, el del acompañamiento, lo más normal es recurrir al chimichurri, la típica salsa argentina, pero David considera adecuado utilizar vegetales semicrudos e incluso aportar un toque dulce, "sin pasarse", que contribuya a "enmascarar un poco el exceso de grasa que tiene este despiece". 

Rosa Borobia sugiere que una de las opciones más habituales es hacer una picada de ajo y perejil, mientras que Armando, entrando en el terreno del chimichurri, explica que "cada argentino tiene una fórmula". "Básicamente –prosigue–, lleva orégano, perejil, ají molido y ajo, pero también se le suele poner alguna hierba más, cebolla o pimiento, y luego están los que lo calientan, aunque no es necesario". 

Este cocinero aporta otro acompañamiento que a él le gusta mucho: hacer una picada de ajo, cebolla, pimiento rojo y verde, perejil, sal, pimienta, aceite y vinagre; todo en crudo para comer al momento. En cualquier caso, puestos a elegir, tiene muy claro que "si la carne es buena no es necesaria ninguna compañía, tan solo un poco de sal".

En Argentina tampoco se estila adobar el churrasco, una alternativa que en España es muy frecuente. Posibles adobos casi hay tantos como versiones del chimichurri. Por ejemplo, utilizando pimentón, ajo, coñac, romero, tomillo, laurel, aceite y vinagre. Habitualmente, se tiene 48 horas macerando, un tiempo suficiente para que la carne absorba todo los sabores. 

David Baldrich comenta que "al ser un poco más duro que otros cortes, el adobo le viene muy bien". Él, en concreto, sugiere utilizar pimentón, vinagre, sal, aceite de girasol y vino blanco. En cualquier caso, en muchas carnicerías ya se ofrece la posibilidad de adquirir el churrasco fresco o adobado. Y a buen precio. Rosa Borobia, por ejemplo, lo vende a 7,50 euros el kilo, "así que para mucha gente se ha convertido en una buena alternativa".

Volver al suplemento de gastronomía.




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo