Gastronomía
Última hora

Gastronomía

El adiós definitivo a las aceiteras rellenables

Califican de "innecesaria" la normativa, a la que miran con recelo por ser "una traba más" para el sector hostelero, "que no está para subir precios".

Bares y restaurantes se despiden de la aceitera
P. B. P.

A partir de este sábado, las mesas de comensales en los bares y restaurantes de toda España dan un "adiós" definitivo a las tradicionales aceiteras rellenables, siguiendo el cumplimiento de una normativa que los hosteleros aragoneses tildan de "totalmente innecesaria". Según señalaban desde HORECA esta semana, "un 100% de los restaurantes ya habrían cambiado a envases de un solo uso", tal y como dispone la nueva ley aprobada por el Gobierno.

Sin embargo, el sentir general de los hosteleros es otro: "No entendemos que con la de problemas y efectos que tiene hoy por hoy el sector, el Gobierno se gaste su tiempo en este asunto de bastante poca enjundia", sentenciaban desde HORECA.

Luis Vaquer, presidente de esta asociación de la capital aragonesa, se mostraba resignado con esta nueva realidad legal, pese a no entender muy bien "a quién beneficia". Así pues, con la entrada en vigor de esta normativa el aceite será "susceptiblemente más caro" para los propietarios de estos establecimientos, quienes subrayan que se trata de un "gasto más", aunque solo implique una pequeña parte del aceite que se gasta en sus locales: aquel que se expone al cliente, puntualizan.

Respecto al posible encarecimiento de los futuros menús, Vaquer asegura que la subida será de "céntimos", si bien -matiza- supone "una traba más para un sector que ahora mismo no está para subir precios".

"La luz, el agua, las basuras y ahora esto… son los retos que enfrentamos todos los días los que tenemos un negocio en un contexto de mantenimiento y bajada de precios, pero la ley es la ley y no queda otra que cumplirla", zanja este hostelero quitando hierro al asunto.

Desde la Asociación de Hostelería y Turismo de Huesca coinciden en que habría "otras mil leyes de mejora y fomento que proponer para ayudar al sector" y reniegan de una normativa que, a juicio de los hosteleros, les pone como "los malos de la película". "Es muy fácil culpabilizar al hostelero como a los bancos y esto es lo que realmente nos afecta", apostillan.

Los productores de aceite de oliva aplauden la medida

Entre tanto, los productores aragoneses de aceite de oliva aplauden una medida "esperada" en el sector, que lleva desde comienzos de año adecuando sus envases a la normativa. "Para nosotros es algo muy positivo. Por cercanía al consumidor, queremos que se aprecie nuestro aceite con seguridad", afirma Juan Baseda, director técnico del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Aceite del Bajo Aragón. El cambio –dicen– ha sido "rápido" y se está realizando con "normalidad" en todas las empresas productoras de aceite de oliva desde principios del mes de enero.

"Los restaurantes tendrán que cumplir la legislación y estamos esperanzados con que finalmente el consumidor aprecie en las mesas una calidad de aceite superior", concluye Baseda.

Por su parte, desde la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo de Teruel avanzan que están estudiando una propuesta conjunta con esta Denominación de Origen para cumplir la normativa y ayudar a su vez al sector agroalimentario de la provincia. "Tenemos un aceite que es de primerísima calidad y aunque no creemos que la ley sea buena para el sector, trataremos de impulsar y aconsejar a nuestros asociados para comercializar el aceite del territorio", manifiesta Juan Ciércoles, presidente de esta agrupación.

No obstante, a su juicio, los nuevos envases irrellenables generarán un "sobrecoste" que antes no había e "incrementarán el precio de los menús", si bien asegura que, en principio, no será el cliente quien lo asuma: "Ahora mismo el que lo sufrirá será el hostelero porque nadie o casi nadie está pensando en subir los precios, sino en mantenerlos para conservar esa fidelidad”, manifiesta con cautela.

Volver al suplemento de gastronomía.

Etiquetas