Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Comer en verano

El gazpacho: la sopa fría para el verano

La necesidad de hidratarse y de evitar el calor que producen las digestiones pesadas convierten a la fruta y a la verdura en los alimentos estrella.

Carolina Iglesias. Zaragoza Actualizada 03/08/2013 a las 21:48
1 Comentarios
Gazpacho de sandía y remolacha del restaurante La Matilde de ZaragozaESTHER CASAS

Seguro que hemos oído o incluso hemos tenido la opción de comprobar que en países cálidos se acostumbra a comer picante y a beber caliente. Solo de pensarlo es para ponerse a sudar, pero es eso precisamente lo que buscan estas culturas tropicales, ya que la sudoración es el mecanismo que tiene el cuerpo para liberar calor y para enfriar la piel, la sangre y los tejidos. Además, al aumentar la temperatura corporal se iguala a la ambiental y se nota menos el calor. Así, por ejemplo, el té a la menta o té moruno, que se toma muy caliente, es una de las bebidas más populares en muchos países árabes. 

Sin embargo, estas costumbres no tienen mucho éxito en esta parte del mundo, quizá porque el clima varía a lo largo del año y el calor es un fenómeno con el que solo se convive durante unos meses. No obstante, viene siendo cada vez más habitual tomar el agua del tiempo en vez de fría, pues ya está asumido que así se equilibra la temperatura corporal.

En cualquier caso, suele resultar incómodo sudar de manera constante, pues molesta el olor y la humedad de la ropa. Además, no apetece una comida caliente ni copiosa. Lo que realmente pide el cuerpo es algo frío y ligero, pero ¿por qué?

La naturaleza es sabia, de manera que el organismo demanda alimentos que respondan a sus necesidades fisiológicas. Estas, en verano, tienen que ver fundamentalmente con el descenso de la temperatura corporal, la hidratación y la recuperación de las sustancias contenidas en el sudor.

Por eso, apetecen más aquellos alimentos que se toman fríos y los que proporcionan la cantidad de líquido necesaria para desarrollar correctamente las funciones vitales, al igual que aquellos ricos en minerales. Igualmente, es preferible centrarse en aquellas comidas que tienen un bajo aporte energético, pues así el trabajo metabólico disminuirá y, por tanto, el calor que produce el cuerpo también será menor.

Así, las sopas frías, como el gazpacho o el vichysoisse, y las ensaladas en sus múltiples formas y con una amplia variedad de ingredientes se convierten en los entrantes estrella de esta temporada. Además, las verduras y las hortalizas destacan por su alto contenido en agua, hasta un 90%, y en fibra y vitaminas, por lo que permiten una digestión fácil, que evita que el calor corporal aumente. El apio y el pepino se encuentran entre los vegetales más recomendables para esta época del año, por sus propiedades depurativas y sus pocas calorías. Lo mismo ocurre con la fruta fresca, la opción ideal para cualquier momento del día. En este sentido, la sandía, también por la gran cantidad de agua que contiene, es una excelente alternativa cuando el calor aprieta.

De acuerdo al menú típico de la dieta mediterránea, y siguiendo con el segundo plato, un pescado a la plancha o preparado con una salsa suave, o una carne a la brasa resultan las opciones más ligeras.

No así el helado, aunque pueda parecer a priori el postre ideal para las jornadas veraniegas. Y es que, según un estudio de la Sociedad Americana de Química de Estados Unidos, los helados refrescan cuando se comen, pero crean calor a medio plazo, debido a sus altos niveles de proteínas. De esta forma, la bioquímica Shirley Corriher, autora del estudio y experta en la ciencia de la cocina, concluyó que eran más un placebo que un auténtico refrescante corporal. Este mismo estudio recomienda los cereales integrales, ricos en minerales como el magnesio, porque ayuda a recuperar las sustancias que se eliminan con el sudor.

Sin salirnos de la dieta mediterránea, Patrimonio Cultural de la Humanidad según la Unesco, hay otros alimentos que vienen muy bien en verano. Por ejemplo, los que se encargan de proteger la piel, un órgano muy castigado durante la época estival por la exposición al sol, al agua de la piscina y del mar y a los cambios de temperatura. En este sentido, el aceite de oliva, los frutos secos y el pescado azul son grandes aliados. También la zanahoria, que además de su conocidas propiedades para proteger la piel, contiene mucha agua y es hipocalórica.

Por último, hay que recordar la importancia de ingerir líquidos como batidos o zumos y recordar que comer fuera de casa no tiene por qué ser sinónimo de comer mal, solo hay que saber elegir bien.


La nutrición hoy


¿Dieta mediterránea? Según un reciente estudio de la Universidad Complutense de Madrid, menos del 50% de los españoles sigue el modelo de dieta mediterránea, reconocida por los científicos como beneficiosa para la salud y el bienestar. Esta cifra puede explicar, en parte, el creciente problema de la obesidad infantil. También la escasa socialización de los alimentos, que se ingieren, en muchos casos, delante de una pantalla y la forma de cocinar, con platos más contundentes.


Haga clic para volver al suplemento de gastronomía.


  • Unoqtal05/08/13 00:00
    Creo que fueron los franceses quienes llamaron sopa fría a los gazpachos pero para mí está más cerca de las ensaladas. Pienso que la sopa es algo cocido y el gazpacho en sus múltiples variedades al igual que ajoblancos, salmorejos, etc. es crudo. Pienso que es una ensalada de cuchara o bebida, no vamos a llamarlo sopa fría cruda. Y otra cosa: veo muy bien las modernidades de las fotos pero tambien hay cientos de recetas antiguas diferentes. Ejemplos: Ajoblanco con harina de habas, berenjenas fritas con miel y salmorejo, el mismo gazpacho pero a mano, con el tomate rayado o al pasapurés y así un montón.


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo