Despliega el menú
Gastronomía

Gastronomía

Coleccionismo

V encuentro de coleccionistas de placas de cava, en Bodegas Almau

Tendrá lugar este sábado, de 10.00 a 13.00, en el emblemático establecimiento del Casco Histórico de Zaragoza.

Algunas de las placas de botellas de cava que se verán en la muestra de este sábado, en Zaragoza.
V encuentro de coleccionistas de placas de cava, en Bodegas Almau

Cinco años llevan en Bodegas Almau apostando por atraer turismo de otras comunidades vecinas a través del coleccionismo; y este sábado volverán a darle un impulso con la V muestra de placas de cavas aragoneses en su terraza del Casco Histórico.

Los expertos prefieren hablar de "trobadas" para referirse a estos encuentros de intercambio que consiguen acercar a Zaragoza a decenas de coleccionistas de Barcelona, Navarra, Bilbao, San Sebastián y Pamplona. Este fue en parte el motivo que llevó a Miguel Ángel Almau, propietario de la casa, a impulsar una actividad de la que apenas quedaban resquicios en la capital aragonesa. "Las trobadas son propias de Monzón y otros pueblos de Aragón, pero aquí no se había hecho nunca. Desde que empezamos les obligas a venir una vez al año a Zaragoza y Aragón consigue estar presente en otras comunidades", explica este hostelero, conocedor de las grandes guías de placas por la afición que comparte con su cuñado.

En Internet las hay de más de 22.000 ejemplares diferentes, categorizadas según sean marquistas (de marcas), especiales trobadas (creadas con motivo de algún evento) o puramente regionales, según señala.

Placas conemorativas de la casa

Bodegas Almau cuenta también con la suya propia: una de cada color por cada edición celebrada, siempre con el logo de su marca (la copa-anchoa). Los que se acerquen este sábado al evento la recibirán en azul como obsequio, y se llevarán además una con la imagén de Jerónimo Zurita y otra con el escudo de Zaragoza.

Los coleccionistas, advierte, son los que realmente dan valor a las placas. Por eso, cuantos más años pasan, más difícil resulta conseguir las de ediciones pasadas. "Las nuestras del primer año son las que más busca la gente porque ya no se fabrican esos cavas", indica.

Entre las más demandadas figuran también las conmemorativas –de las que suelen hacerse muy pocas– o las que hacen referencia a ejemplares desaparecidos. Miguel Ángel recuerda entre estas últimas un antiguo espumoso de Viñas del Vero que ya dejó de producirse. Además, añade: "Hemos hecho todas las relacionadas con Zaragoza: casi todas las iglesias y catedrales –El Pilar, La Seo, la iglesia de San Pablo y la del Portillo–; la de César Augusto, como fundador de la ciudad y la de San Valero, su patrón; cada una con su cava". "Buscamos siempre que sean muy nuestras", asegura.

Tres botellas de cava Cabal, de Ainzón

Para esta quinta edición, el establecimiento ha apostado por tres placas nuevas de Bodegas Cabal, una bodega nueva de la zona de Ainzón que solo ha sacado un cava al mercado. De esta forma, precisa, se busca promocionar un brut nature del Campo de Borja.

Aparte de estos encuentros, cuenta este hostelero, en la plaza de San Francisco hay pequeños nichos de coleccionistasque todos los domingos se juntan para intercambiar placas allí en las mesas. Algunos de ellos, conocidos suyos, le animaron también a impulsar este evento hace ya 5 años.

A veces –describe Almau– los hay que nos vienen hasta con maletas y empiezan a extenderlas por la terraza. "Esto se convierte en un auténtico mercadillo", bromea. A las 13.00 concluye el encuentro y Bodegas Almau retoma su servicio en la terraza.

Posteriormente, de 19.00 a 23.00, el establecimiento celebrará su particular Noche en Blanco, rindiendo homenaje a los blancos de Bodegas Pirineos. "Se podrán degustar distintas variedades, entre ellas los vinos blancos Gewürztraminer, con unos precios especiales para que los pueda beber la gente", adelantan.

Haga clic para volver al suplemento de gastronomía.

Etiquetas