Despliega el menú
Gastronomía
Suscríbete

Gastronomía

VINO

Jóvenes y potentes

Care mantiene el nivel en 2010.

Jesús Navascués y Rafael Díaz, ayer, catando los nuevos vinos del año en Bodegas Care.
Jóvenes y potentes
J. L. S.

Hubo algunas dificultades derivadas del fuerte calor en el último verano, después de algunos fríos primaverales que alargaron la última cosecha, pero al final, el resultado ha sido francamente bueno. Bodegas Añadas, o Bodegas Care, de la Denominación de Origen Cariñena, puede presumir, un año más, de mantener el alto nivel de calidad que caracterizan todas sus referencias.

Esta semana han salido ya al mercado las primeras botellas del Care Chardonnay y del Care Rosado, dos vinos que gozan del favor de muchos aficionados de dentro y fuera de Aragón. Hasta el punto de que se agotan puntualmente las cosechas antes de que estén disponibles las nuevas añadas. Del Care Chardonnay 2010 hay una producción de 60.000 botellas, en cuyo interior hay uno de los vinos blancos más carismáticos de Aragón. Ayer, durante una visita a las instalaciones de Cariñena, comprobamos las virtudes de estos nuevos jóvenes de la mano de Jesús Navascués, director técnico, y de Rafael Díaz, uno de los propietarios. Es todo un reto para el equipo técnico conseguir que los vinos tengan ese carácter que les da una personalidad propia. Como dice el experimentado enólogo, “nuestros vinos, aunque sean jóvenes, tienen esa fuerza y esa vinosidad que permite seguir disfrutando su recuerdo después de su paso por la boca”.

El blanco presenta, en todo caso, algo más de intensidad aromática que el de la anterior añada, con sus características notas a frutas tropicales y a otras como peras y manzanas. Cuando el vino se abre, aparecen también algunas referencias a frutas cítricas que incrementan la sensación de frescura.

Ese mismo frescor es una de las notas dominantes del Care Rosado, que se elabora con vino de las variedades tempranillo y cabernet. En este caso, los frutos rojos son los que más sensaciones aportan en la nariz y en el paladar. El color es impecable. Hay que decir lo mismo que de su hermano blanco: es un Care auténtico, un Cariñena moderno producto de la interesante adaptación de variedades foráneas en estas tierras de Aragón.

El tinto tardará

En cuanto al Care Tinto Roble 2010, no saldrá al mercado hasta el segundo trimestre del año que viene. En este caso, su elaboración necesita mucho más tiempo que en el del blanco y el rosado, pero no hay problema: la añada de 2009 está en perfectas condiciones y podría aguantar incluso dos o tres años más sin problemas. En este caso, se combinan vinos de las variedades syrah y tempranillo, ya que las garnachas se van todas a los crianzas y reservas.

Etiquetas