Aragón

El sector forestal teme no cobrar los dos millones de deuda hasta fin de año

Las movilizaciones quedan descartadas por los propietarios de terrenos y por las empresas.

Al sector forestal soriano le parece "triste" que la Junta de Castilla y León haga público ahora que no va a pagar las deudas por las reforestaciones, dos millones de euros, hasta que se apruebe el nuevo plan de desarrollo rural. La misma deuda que en mayo anunció que pagaría "inmediatamente". Al sector forestal soriano le parece "triste", pero no le sorprende especialmente. Y empieza a temer, además, que el pago definitivo de los dos millones de euros que se le adeudan no llegue hasta finales de año.

Unos 800 propietarios forestales a los que se les debe un millón de euros, algunos en una situación verdaderamente insostenible, y otro millón de euros, largo, que se les debe a las empresas sorianas del sector. Todo ello por las campañas 2013-2014 y 2014-2015 de reforestación, pendientes de pago.

En mayo el entonces consejero de Presidencia y portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago Juárez, anunció el pago "inmediato" de la totalidad deuda, pero sólo se pagó parte de la misma, y a los afectados se les remitió a julio, que termina sin que haya habido más pagos.

Las siguientes noticias han sido desconcertantes para el sector. Por un lado la pasada semana la Junta publicó en el Boletín Oficial de Castilla y León las nuevas ayudas forestales del Programa de Desarrollo Rural 2014-2020, cuando tiene las anteriores sin pagar. Y por otro el Gobierno regional reconoció a este medio que hasta que no se apruebe el citado programa no solventará las deudas anteriores con el sector.

"Se está demostrando que el forestal es un sector residual en esta provincia, cuando debería ser su fortaleza. Y es una pena. No hay un compromiso firme de la Junta. No hablamos de políticas de imagen y hectáreas certificadas y protegidas, sino de un compromiso firme. La situación es similar a la de la Brif", ilustró Pedro Medrano, gerente de la Asociación Forestal de Soria (Asfoso), quien calificó de "inaceptable" que los empleados de la Brif "tengan que trabajar en esas condiciones salariales".

Denuncia el sector forestal que con la política de la Junta, por ejemplo, el sector de los viveros se paraliza dos años de cada siete, conforme a su calendario de convocatorias. "Cuando eso ocurre la gente busca otras salidas, cierra empresas, es algo muy habitual", expresó Medrano.

De hecho, tal y como publicó HERALDO en su momento, en la empresa soriana Viveros Yanguas califican la situación de "desesperada" y acusan a la Administración regional de haberles "mentido una y otra vez" en lo que se refiere a los pagos de estas ayudas. "En total me deben a día de hoy unos 300.000 euros. He tenido que pedir prestado dinero hasta a la familia", manifestó el propietario y gerente de la empresa, Jesús Bartolomé, quien ya en su momento aseguró que no tenía fe en que la Administración saldara su deuda en julio, tal y como había prometido.Sin fondos

En el sector coinciden en que "si el problema de fondo es que el Gobierno regional no tiene dinero" no hay más solución que habilitar otra cuenta a crédito, hecho que ya tienen claro no llevará a cabo la Junta. Desde ese punto de vista habrá que esperar, efectivamente, a que Europa dé el visto bueno al Programa de Desarrollo Rural 2014-2020 y a sus fondos. Y el sector teme que esto no ocurra hasta finales de año, lo que sitúa a algunos propietarios y empresas al borde de la quiebra.

El sector forestal soriano no se plantea volver a hacer movilizaciones como hizo hace meses, el 7 de mayo, cuando los propietarios de los terrenos, hartos de esperar al pago atrasado de los incentivos forestales, se dirigieron hacia la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Soria para hacerse oír y trasladarle al Gobierno regional su exigencia de que el abono de la deuda se hiciera efectivo ya.

"Hay propietarios que llevan dos años sin cobrar, que repoblaron y que dejaron de percibir lo que cobraban por sus cereales y ahora tiene que llegarles ese dinero. Todo tiene un límite", criticaron durante la protesta.

Fue tras aquella movilización cuando el Gobierno regional pagó parte de lo adeudado, pero no todo, y remitió a los forestales a julio para recibir lo restante.

Como ya se ha dicho en esta provincia son aproximadamente dos millones de euros los que adeuda la Junta de Castilla y León a propietarios forestales y a empresas.

Las nuevas ayudas, las publicadas la pasada semana en el Bocyl, ya no contemplan pagos compensatorios a los propietarios forestales.

Pese a la deuda del Gobierno regional, ya antigua, las empresas forestales no dudarán en presentarse a la nueva convocatoria de ayudas, que por otro lado está pendiente de la aprobación por parte de Europa de los fondos para el Programa de Desarrollo Rural 2014-2020. "Hay que trabajar, nosotros vivimos de esto. Las expectativas son muy malas y la situación que atravesamos muy difícil, pero no queda más remedio que seguir adelante como si nada", expresaron desde el sector.

Etiquetas
Comentarios