Despliega el menú
Aragón

Sale a exposición pública el decreto micológico con la figura del guía y con la trufa, pero sin las lonjas

La Junta publicó este martes el texto que regula el sector en la región y se pueden hacer alegaciones durante 20 días.

Decenas de personas han salido estos días al monte ante la aparición de las primeras setas.
Aprovechamiento de setas en la provincia soriana
Mariano Castejón

Tiene en cuenta la figura de los guías micológicos, la peculiaridad de la trufa y la importancia de las asociaciones micológicas. También ha aumentado la cantidad permitida para los aficionados de dos a tres kilos, pero otras tantas propuestas se han quedado fuera, como las lonjas. Ya está disponible la primera redacción del nuevo decreto micológico, que pasa de 27 a 33 artículos.

Desde que se cerrara el periodo de participación en septiembre, el proyecto de Decreto de Regulación del Recurso Micológico Silvestre en Castilla y León había estado parado. Hasta este martes, cuando la Junta publicó la nueva redacción, una vez tomadas en consideración las 49 alegaciones iniciales hechas por diferentes asociaciones, particulares, organismos y colectivos de dentro y fuera de la región. Ahora, y tras los 20 días reglamentarios de exposición pública, habrá de aprobarse el texto definitivo, que quedará pendiente de las alegaciones finales que se remitan al gobierno regional.

"No se han tenido prácticamente en consideración nuestras alegaciones", lamenta Carlos González, portavoz de la asociación ecologista ASDEN. Critica con ello que el texto "no incluye las lonjas micológicas" y prioriza la caza en montes públicos al prohibir "coger setas en zonas y horas que digan cazadores y batidas sin saber si van a estar o no cazando en un momento determinado". Un párrafo que no ha variado y que incluye a su vez "la ganadería extensiva, la caza, los aprovechamientos maderables y leñosos y otros trabajos forestales". Además, critica que se "privatiza de forma encubierta" la gestión y vigilancia de los hongos de estos terrenos públicos, además de que la norma "no contempla consorcios entre la Junta y los ayuntamientos".

El modelo propuesto por la Junta, aunque con diferente redacción, comprende que la vigilancia de los montes catalogados (de utilidad pública) "corresponderá a su titular micológico, que podrá contar para ello con guardas rurales de acuerdo con lo establecido en la Ley 5/2014, de 4 de abril, de Seguridad Privada". Además "la entidad propietaria del monte catalogado podrá establecer un régimen específico para la organización de su aprovechamiento micológico mediante la correspondiente ordenanza". Por otro lado, el acotamiento de los montes propiedad de Castilla y León, "se llevará a cabo de oficio mediante una resolución de la dirección general competente en materia de montes" y en los que no sean propiedad de la Comunidad (montes catalogados), la entidad titular podrá solicitar el acotamiento ante la dirección general competente", que lo incluirá en el Plan Anual de Aprovechamientos.

Casi todos los implicados en la provincia se habían hecho eco este martes de la publicación del texto, aunque no todos habían tenido el tiempo suficiente para empaparse de la nueva legislación micológica, que incluye algunas de las propuestas sorianas. Aunque no en el sentido propuesto. Es el caso de Asfoso y la Asociación de Recolectores y Cultivadores de Trufa de Soria, que aludieron a las "características propias" de la trufa "que la convierten en totalmente diferente del resto de las setas". Por ello, decían los recolectores en su texto, "la mejor solución sería mantener aparte de este decreto a la trufa e iniciar un proceso, en el que se incluya a los profesionales del sector, que nos permita actualizar la legislación sobre trufas a los momentos actuales (con una legislación propia)".

Nada más lejos, la Junta ha mantenido la trufa melanosporum dentro de la acepción ‘setas’ y la plantación de especies microrrizadas en la de ‘setas silvestres’. E incluye una disposición transitoria sobre la época de recogida de la trufa negra en invierno. Con ello incluye la utilización de herramientas características, "como machete trufero o equivalente". Especifica que solamente podrán utilizarse como animales auxiliares "los perros amaestrados para este fin" y que no podrá hacerse un aprovechamiento episódico, aquel que se puede realizar en terrenos que no hayan sido acotados ni reservados previamente y en el que la Junta aumenta la cantidad máxima recolectada de dos a tres kilos de setas por persona al día. Siempre sin comercializar. Un fin que se añade en la nueva redacción al aprovechamiento reservado (no acotado pero señalizado), salvo cuando lo sean comercializadas "por el propietario del terreno".Guías micológicos y licencias

Consciente de que una de las grandes preocupaciones fue la desaparición del guía micológico -alegación más votada de las 49 en la web de la Junta-, el gobierno regional ha incluido la acepción en el nuevo texto. Está en el apartado de la futura Red de Parques Micológicos, donde apunta que habrán de "crear y mantener una página web" en la que aparezcan los profesionales que en tales zonas "realicen actividades de guías micológicos u otras de interés para el turismo micológico". Al responder a todas y cada una de las alegaciones, la Junta indica que el Decreto 5/2016, de 25 de febrero, se define la figura del guía turístico y excluye las actividades de "información y asistencia a las personas que visiten el medio natural y sus recursos". Por ello, dice, este decreto "no impide" que existan otros profesionales con una formación específica en recursos micológicos. Asimismo, desecha la posibilidad de establecer una ‘licencia de recolector’ y no detalla la figura del profesional -otro de los requerimientos más demandados-, porque "no es el lugar". Aun así mantiene la consideración de que estos deben "satisfacer las condiciones que puedan establecer al efecto las autoridades competentes en las materias de fiscalidad y trabajo".

Con 20 días (18 ya) por delante para examinar el nuevo texto, está previsto que mañana acudan a la reunión en la sede de la Junta en Valladolid el diputado Raúl Lozano, presidente de la Comisión de Agricultura, y Fidel Soria, presidente de la Unidad de Gestión de Aprovechamiento Micológico (UGAM) ‘Montes de Soria’.

Etiquetas
Comentarios