Despliega el menú
Aragón

El mayor ritmo en la A-11 se centra ahora en 25 kilómetros entre El Burgo y Venta Nueva

Los problemas en dos tramos junto a San Esteban aún siguen sin solventarse y en el restante, el trabajo ha decaído.

Panorámica de los terrenos por los que discurrirá la A-11 en Blacos, en una imagen tomada en febrero.
Panorámica de los terrenos por los que discurrirá la A-11 en Blacos, en una imagen tomada en febrero.
Mariano Castejón

El mayor ritmo de trabajo en la Autovía del Duero (A-11) se centra ahora en aproximadamente 25 kilómetros entre El Burgo de Osma y Venta Nueva. Así lo afirman varios alcaldes de la zona, lamentando que las actuaciones en la otra parte hasta el límite con Burgos y Valladolid son prácticamente inexistentes y no sólo por los problemas conocidos con dos de las tres empresas adjudicatarias. En el otro, el que se extiende desde San Esteban de Gormaz hasta Langa de Duero, y que está en estado de ejecución, se encuentran "casi paradas", coinciden los regidores de ambos, María Luisa Aguilera y Constantino de Pablo.

También manifestaron de manera unánime, a lo que se sumó el alcalde de Calatañazor, Alfredo Pérez, que el principal esfuerzo se desarrolla en la actualidad entre la villa episcopal y Venta Nueva. "Están haciendo los pasos subterráneos, con hormigón y hierro, al igual que retirar árboles. Trabajar, están trabajando. El ritmo podría ser mejor, pero es lo que tenemos actualmente. Trabajan en función del dinero que reciben", manifestaba el regidor de Calatañazor sobre unas acciones en dos tramos.

El primero, de unos diez kilómetros, entre El Burgo y Santiuste, que en febrero, según la última información al respecto facilitada por el Ministerio de Fomento, se encontraba al 38% de ejecución. Es el más avanzado. En ese momento, las tareas se focalizaban, según el departamento, en la excavación mediante voladuras y machaqueo de fragmentos de roca obtenida para obtención de suelo seleccionado.

El segundo, entre Santiuste y Venta Nueva, estaba al 18%, con el hormigonado de la cimentación de estructuras.

También se acometen actuaciones más allá, hacia la capital. Es el tramo de La Mallona a Venta Nueva, de seis kilómetros, al 37% hace tres meses.

En peores circunstancias de avance se encuentra la otra parte. "Aquí, nada". Con estas dos palabras trataba de explicar la realidad Constantino de Pablo. Incluso en el que va de San Esteban a Langa, "poca cosa", decía, pese a que es el único de los tres que se encuentra en ejecución.

Los otros dos sí que están técnicamente paralizados. El que va de El Burgo a San Esteban desde principios de año, por problemas de solvencia de la adjudicataria. Fomento dijo en su momento que se estaba buscando "una solución" para "dar continuidad a la actividad" si bien desde entonces poco se sabe. El tiempo ha transcurrido sin movimiento.

El restante, de Langa a Aranda, arrastra problemas desde hace más de un año. Tras importantes discrepancias con la empresa, Fomento decidió cancelarle el contrato. Eso significa que administrativamente deben iniciarse buena parte de los trámites. Nuevo proyecto, sacarlo a licitación y adjudicarlo. Tampoco en este caso se conoce cuándo podrán retomarse las labores.

La primera edil de San Esteban, María Luisa Aguilera, urge nuevamente a que Fomento solvente esas deficiencias y ningún otro tramo quede paralizado. Asimismo, lamentó que si las empresas no desarrollan obra durante todo el año, es debido a que la consignación presupuestaria es discreta. "Ya lo dijimos", analiza, que con presupuestos de cinco millones por tramo, los avances son moderados. A mayor volumen de dinero, remarca, más trabajos y más intensos y menor plazo de apertura. La alcaldesa exige un mayor despliegue inversor, sobre todo ya de cara a 2018. Hasta entonces, pide que se ejecute todo lo que se presupuesta: 27,9 millones en lo que resta de año.

Etiquetas
Comentarios