Despliega el menú
Aragón

El dinero para dependencia sube un 20%, pero bajan las partidas para cooperación y juventud

La consejera de Ciudadanía defiende su presupuesto ante una oposición que lo considera “decepcionante”.

María Victoria Broto este viernes
María Victoria Broto este viernes
HA

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, presentó ayer en las Cortes los presupuestos de su Departamento para 2016 (359,5 millones de euros), que contemplan un incremento para las ayudas a la dependencia de un 20% hasta llegar a los 77 millones, pero también constatan un recorte significativo en la partida destinada al Instituto Aragonés de la Juventud y la de los fondos para cooperación. Un tijeretazo por el que recibió fuertes críticas de la oposición, que tildó las cuentas de "poco valientes" y "decepcionantes".

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales defendió que el presupuesto de su área, que representa el 7% del total de la Comunidad, es una apuesta clara para acabar con las "desigualdades" y ayudar a recuperar parte de los recortes de los últimos años. El aumento más significativo lo experimentará el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), con un incremento de su partida de un 13%, ya que pasará de 302 a 339,9 millones de euros.

Respecto a la distribución por capítulos, Broto concretó que el "esfuerzo más importante" se ha llevado a cabo en el IV (con 141,4 millones), destinado a la dependencia y a los colectivos más desfavorecidos. Según explicó, los quince millones extra respecto a 2015 que se destinarán a la dependencia ayudarán a agilizar las prestaciones, ya que admitió que actualmente mucha gente con el derecho reconocido no las reciben.

Explicó, además, que la partida destinada al Ingreso Aragonés de Inserción (IAI) se ha incrementado en 2,5 millones hasta llegar a los 32,5 millones de euros, un 7,51% más que en 2015. Una partida que fuentes del Departamento recordaron que podría sufrir modificaciones ante la próxima aprobación de la ley de la Renta Social Básica (de momento, al no estar aprobada, no se recoge en los presupuestos dinero para ella)

En cuanto al capítulo II (de gasto corriente), para el que se cuenta con 122 millones, la mayor partida –de 117– estará destinada también al Instituto Aragonés de Servicios Sociales (con un incremento del 11% respecto a 2015).Este presupuesto permitirá, según señaló Broto, aumentar la concertación de más de 300 nuevas plazas residenciales.

Aunque se mostró "satisfecha" de sus presupuesto y ante las críticas de la oposición, la consejera admitió tener una "espinita clavada" por el recorte a los fondos de cooperación (265.000 euros menos). "Creo que deberíamos mejorar esta partida", apostilló.Críticas de la oposición

La diputada del PP Marián Orós fue especialmente crítica con María Victoria Broto, ya que consideró los presupuestos una "operación de chapa y pintura tras las expectación que habían generado y que no han podido cumplir". Aseguró sentirse "estafada y decepcionada" por los recortes en algunas áreas, como Familia, o la partida reservada para el IAI, ya que estimó que debería haber llegado a los 40 millones.

Desde Podemos, Amparo Bella agradeció al PSOE que haya sido "permeable" a las exigencias de su partido, pero le recriminó que le haya faltado "rasmia y valor" para atajar la emergencia social. De hecho, consideró insuficiente el dinero para la dependencia y aseguró que tampoco les salen las cuentas para hacer frente al Ingreso Aragonés de Inserción.

El PAR, de mano de la diputada Elena Allué, censuró la actitud de Broto por no "defender con uñas y dientes" su presupuesto y la del Gobierno PSOE-CHA por vender una inversión de 300 millones en gasto social cuando el dinero se ha dirigido a otras cuestiones, como abonar nóminas o gasto farmacéutico. Calificó las cuentas de "decepcionantes", sobre todo por la reducción de partidas en cooperación, participación o juventud.

El diputado de Ciudadanos José Luis Juste también consideró "insuficiente" el dinero reservado para abordar "la emergencia social" y lamentó que venga acompañado del "tijeretazo" que han sufrido el resto de consejerías.

Por su parte, la diputada de Izquierda Unida Patricia Luquin reconoció que el incremento de un 12% en el presupuesto social es "un buen paso", pero aseguró que existen algunas cuestiones que les preocupan, como el recorte "importante" de dos millones de euros al Instituto de la Juventud.

Etiquetas
Comentarios