Despliega el menú
Aragón
Suscríbete

El atípico calor de septiembre llena las piscinas en el día de su cierre entre quejas de los bañistas

Los usuarios solicitan que abran una semana más, al menos hasta el inicio del curso escolar. La campaña termina con unos datos de asistencia similares a los del verano pasado.

Las instalaciones del Alberto Maestro registraron ayer una alta ocupación.
Las instalaciones del Alberto Maestro registraron ayer una alta ocupación.
Aránzazu Navarro

Todos los veranos la temporada de piscinas está condicionada irremediablemente por la fuerza con la que aprieta el sol. Durante este fin de semana, las altas temperaturas que se han vivido a orillas del Ebro han marcado el cierre de la campaña de estas instalaciones municipales. El fuerte calor (hasta 38 grados hubo que sufrir ayer en Zaragoza) hizo que la opinión ayer entre los bañistas fuera unánime: prácticamente todos hubieran querido seguir disfrutando de los chapuzones al menos una semana más.

Ante las previsiones de que se mantengan las altas temperaturas esta semana –aunque sin rozar ya los 40 grados–, muchos se preguntaban por qué no se ampliaba la temporada unos cuantos días más. Sin embargo, desde el Ayuntamiento recuerdan que los contratos temporales que se firman para la temporada de piscinas –seguridad, socorristas, bares...– tienen una duración determinada, y que ampliarlos sobre la marcha es administrativamente muy complicado y, además, tendría un coste económico.

Sin embargo, año tras año hay quienes reclaman que la temporada debería prever de antemano una duración que, al menos, cubriera las vacaciones escolares. Hay que tener en cuenta que los alumnos no regresan a las aulas hasta este jueves, y que de momento lo hacen en horario de mañana. Hace cuatro años el Ayuntamiento decidió recortar la temporada de piscinas, que hasta entonces duraba 100 días y que ahora es de 86. También se retrasó el horario de apertura, pasando de las 10.30 a las 11.00.

Ayer, en el Alberto Maestro, y con el mercurio superando los 35 grados, el grado de asistencia a las instalaciones era elevado, con las tumbonas al sol repletas de vecinos en busca de la última dosis de bronceado, y el césped sembrado de toallas, especialmente en la zona más cercana a unas piscinas que suponían todo un alivio. Verónica Pérez e Iván Torrecilla disfrutaban del día con Erika e Iker, sus hijos de 5 y 2 años. Usuarios de fin de semana, reclamaban que las instalaciones abrieran "al menos hasta que los niños empiecen a ir al cole por la tarde". "Con este calor, es el mejor plan", admitían. "Cada año se cierra antes", criticaba unos metros más allá Ana María Nuez, una vecina que, además, se quejaba del horario de apertura: "Que se pongan de acuerdo con los dermatólogos, que dicen que no hay que tomar el sol a partir de las 12.00, pero las piscinas abren a las 11.00". Mari Carmen Cortina también criticaba el cierre temprano de las piscinas. Es una fija de estas instalaciones, tanto en verano como en invierno, y señala que esta temporada "ha habido menos gente".Unas cifras similares

Los datos, sin embargo, indican que este verano la asistencia a las piscinas municipales ha arrojado un resultado similar al de la pasada temporada. A fecha 31 de agosto, aún con cuatro días de campaña por delante, el número de usuarios era de 842.097, un 0,61% menos que en 2015. La recaudación lograda en las taquillas era de 1.765.474,31 euros, prácticamente la misma que el año anterior (un 0,07% menos). Las piscinas con más usuarios fueron, por este orden, las de La Granja, Actur, Alberto Maestro y Delicias, mientras que las que registraron menos usuarios fueron las de Garrapinillos, Peñaflor, Movera y San Gregorio. Los domingos son los días más concurridos, mientras que los sábados, los más tranquilos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión