Despliega el menú
Economía
Suscríbete

REFORMA DE LAS PENSIONES

Zapatero y los sindicatos dan un respiro al PSOE de cara a sus expectativas electorales

El aval de UGT y CC. OO. a las líneas generales de la reforma de pensiones allana el camino al consenso parlamentario.

Si hoy se hubiera puesto un micrófono delante de la gran mayoría de los dirigentes socialistas en el momento justo en el que les llegó la noticia del principio de acuerdo con los sindicatos se habría podido escuchar un elocuente suspiro de alivio. Y más aún si el dirigente en cuestión se presenta a las elecciones autonómicas del próximo 22 de mayo. Los líderes territoriales del PSOE dejaron claro el pasado sábado a Zapatero que necesitaban el 'sí' de los sindicatos a la reforma de las pensiones para poder presentarse ante su electorado con, al menos, un logro que ofrecer. El jefe del Ejecutivo no prometió nada, pero se entregó a fondo a la tarea consciente de lo que estaba en juego.

Conforme a la filosofía que desde hace ya meses guía sus pasos, estaba dispuesto a seguir adelante con los impopulares ajustes estructurales independientemente de lo que finalmente decidieran los agentes sociales. Pero esa frialdad que le reconocen quienes trabajan más cerca de él no era ni mucho menos el sentir general en sus filas. «Tiene piel de elefante -confesaba esta misma semana un miembro del Ejecutivo-, actúa con una entereza pasmosa».

El caso es que por análisis propio o por hacer de la necesidad virtud sí había llegado a convencer a algunos de que esa era la única actitud posible. «Es mejor perder ahora, pero dejando el convencimiento de que se va por el buen camino, como se hizo en los años 80 con la reconversión industrial, que perder durante mucho tiempo», comenta un histórico socialista que, no obstante, recuerda que Felipe González no tuvo que enfrentarse a una derecha potente, como ocurre en la actualidad.

Reforzar su credibilidad

La tesis del sacrificio y la inmolación, sin embargo, no ha llegado en ningún momento a tener demasiado predicamento entre los 'barones' y el propio Zapatero era plenamente consciente de que el aval de los sindicatos contribuiría, como asegura el líder de una potente federación socialista, a «reforzar su credibilidad ante la sociedad». La suya y la de todo el partido, que ya se resintió de la huelga general del pasado 29 de septiembre a pesar de su limitada capacidad de convocatoria.

«Si sale el acuerdo social todo está abierto -anticipaba hace unos días un importante miembro de la ejecutiva socialista-; no podemos obviar que los sindicatos mueven muchos miles de votos».

Los socialistas siempre han defendido que UGT y Comisiones Obreras tienen más capacidad de movilización que ninguna organización política, entre otras cosas, porque duplican con creces en número de afiliados a todos los partidos juntos. Ahora bien, tampoco cabe pensar en un vuelco de las expectativas electorales. Al fin y al cabo, recuerda un alto cargo del Gobierno, «los sindicatos han venido al acuerdo arrastrados».

Zapatero jugaba con esa carta a su favor. El Ejecutivo asumía que ni Cándido Méndez ni Ignacio Fernández Toxo tenían mucho margen de maniobra porque no podían ir a un nuevo paro general. Según sus cálculos, apenas habrían cosechado el apoyo del 20% de los trabajadores y eso les tenía maniatados. Con todo, el presidente del Gobierno nunca quiso dar la partida por ganada.

Tortuoso proceso

Pero ahora el PSOE siente que se ha quitado un peso de encima. A nadie se le escapa que el acuerdo social desbroza el camino para un amplio acuerdo parlamentario. Incluso para el apoyo del PP. Como primer paso, Zapatero llamó a Mariano Rajoy por la mañana para hacerle partícipe del entendimiento al que había llegado y este manifestó «su buena disposición» a la espera de conocer los detalles. Unos detalles que verán la luz en el Consejo de Ministros de hoy. El colofón triunfal a este tortuoso proceso llegará el próximo miércoles con la solemne firma del acuerdo en el palacio de la Moncloa. Antes, los sindicatos tendrán que deliberar en sus órganos de dirección. Así, el martes se reunirá el Consejo Confederal de CC. OO. y el Comité Ejecutivo de UGT para decidir su postura final tras los acuerdos que se hayan terminado de concretar hasta ese momento.

El modo en el que finalmente se logró el apretón de manos también está cargado de simbolismo interno. Zapatero cenó en solitario durante dos horas con Méndez y claro que, con debate de sucesión o sin él, su secretario general no ha perdido las dotes de liderazgo, que sigue siendo el capitán de un barco que parecía zozobrar pero que, por primera vez en mucho tiempo, parece estar llegando a buen puerto.

Etiquetas