Despliega el menú
Economía

CAMBIOS EN EL RECIBO DE LA LUZ

Unos 35.000 hogares aragoneses, afectados por el fin de la tarifa nocturna el 1 de julio

La alternativa supondrá una subida de la factura de la luz del 40%, según la UCA. ERZ Endesa afirma que no superará el 10%. El cambio aprobado por el Ministerio de Industria amplía las horas "baratas", pero penaliza el consumo en horas punta un 35%.

Los 35.000 hogares aragoneses que tienen contratada la tarifa de luz nocturna verán cómo desaparece de sus facturas a partir del próximo 1 de julio y tienen que cambiarse a una nueva aprobada por el Ministerio de Industria y que conllevará una subida del recibo de la luz. Los consumidores y las eléctricas no se ponen de acuerdo en la cuantía de este incremento, pero lo que es seguro es que el cliente pagará más. Desde la Unión de Consumidores de España, a la que pertenece la aragonesa UCA, se cifra el alza en "aproximadamente un 40%". Mientras, según Endesa, el incremento no superará el 10%, al que habrá que añadir el aumento por la mayor potencia contratada que se va a cobrar al usuario. Hasta ahora en este modelo, que premia el consumo nocturno, se podía contratar una potencia por el día (más baja) y otra por la noche, y siempre se facturaba por la más barata. Sin embargo, con la nueva tarifa se incluirá siempre la más elevada.

La tarifa nocturna surgió hace algo más de una década, cuando se promocionó la calefacción con acumuladores eléctricos. Ahora, desde UCE piden apoyo para el cambio, igual que entonces "se llegó a subvencionar su instalación puesto que interesaba a las compañías debido al consumo de potencia en horas valle, cuando se producen excedentes de producción".

Lagunas

La modificación ha cogido por sorpresa a los usuarios, e incluso las compañías, que aún no han recibido todas las instrucciones para realizar el cambio. Recuerdan que la regulación corresponde al Ministerio de Industria. "Las eléctricas únicamente lo que hacemos es aplicarlo", explica Javier Alamán, director comercial de ERZ-Endesa.

Además, reconoce que todavía existe "alguna laguna", como la forma en la que se medirá el consumo de luz a partir del 1 de julio. "Para poder medir se necesita que los equipos estén adecuados. No va a ser posible cambiar todos", afirma, refiriéndose a los 35.000 contadores que existen en Aragón y cerca de un millón en toda España, que entran dentro del plan de sustitución de contadores del Ministerio, programado para los próximos diez años. Las eléctricas esperan que el Ministerio les diga cómo hacerlo. En principio, creen que se publicarán "perfiles correctores" que permitirán traducir el consumo de los contadores viejos a la nueva tarifa.

La eléctrica tiene previsto enviar una carta a sus clientes "antes de julio", pero todavía no lo ha hecho, ya que Alamán explica que están esperando a tener toda la información de Industria.

Derechos de acometida

Desde la UCA urgen a las compañías a que sean "claras" ya que solo faltan dos meses y medio para el cambio. Sin embargo, resulta complicado porque incluso con la normativa en la mano (Real Decreto 1.634/2006 de 29 de diciembre y RD 222/2008 de 15 de febrero) hay dudas. El último Real Decreto, publicado en febrero, aclara que las modificaciones que deban hacerse por la supresión de la tarifa nocturna (técnicamente la 2.0), "quedan exentas del devengo de cualquiera de los derechos de acometida regulados en la normativa vigente". Endesa y la UCA coinciden en que el consumidor no costeará la ampliación de la potencia ni el cambio del contador. Sin embargo, Endesa todavía no sabe si el alquiler que se paga ahora se mantendrá igual, ya que "también lo fija el Ministerio de Industria".

Desde la asociación de consumidores aragonesa se preguntan que si finalmente es necesario cambiar algún otro aparato de la instalación (al margen de los contadores) hay que saber quién correrá con ese gasto.

Etiquetas