Despliega el menú
Economía

MACROECONOMÍA

Una de cada dos habitaciones de hotel estuvo vacía en 2009

Una de cada dos habitaciones de hotel permaneció vacía en 2009, según el balance anual del sector que realiza el Instituto Nacional de Estadística (INE). La guerra de precios iniciada por las principales cadenas para captar clientes en un mercado diezmado por la crisis no ha dado el resultado esperado. Las pernoctaciones cayeron en el conjunto del año un 6,6%, hasta los 251,9 millones, casi 18 millones de estancias menos que en 2008. Esas cifras, reflejadas en las cuentas de resultados en forma de recortes de ingresos, sitúan a las empresas ante un nivel de demanda similar al de hace cuatro años.

La principal causa de esa debacle fue la reducción en las llegadas de viajeros internacionales, sobre todo británicos y alemanes, principales abonados a la oferta española de turismo de sol y playa. Las pernoctaciones de visitantes foráneos (el 56,4% del total) cayeron un 9,1%.

Mayor fidelidad y resistencia a la crisis demostraron los residentes, que representaron el 58,4% del total de viajeros y cuyas estancias en hoteles (el 43,6% restante) sólo disminuyeron un 3,2%. Los expertos deducen de ese resultado que los españoles no renunciaron a sus escapadas, aunque fueron más cortas -de ahí la diferencia entre porcentajes de turistas y de pernoctaciones sobre los totales-, a destinos más asequibles y en hoteles más baratos, tal y como reflejan todos los estudios realizados por la patronal del sector. Del total de estancias de extranjeros y residentes, el 48,7% se realizaron en el período estival, entre junio y septiembre.

El grado medio de ocupación hotelera del conjunto del año tan sólo alcanzó el 49,5%, un 7,5% menos que en 2008. Eso significa que más de la mitad de las habitaciones permanecieron desocupadas. La tasa de los fines de semana superó a la general en 5,2 puntos, y escaló hasta el 54,7%. Pero aún así fue un 5,7% inferior a la de los sábados y domingos de 2008.

En el caso de la ocupación, los retrocesos no obedecen sólo a la menor afluencia de visitantes. Las empresas hoteleras también tienen su parte de responsabilidad, ya que pese a ser 2009 un año de recesión continuaron abriendo nuevos establecimientos. El número medio de plazas de alojamiento ofrecido a lo largo creció un 1,3%, hasta alcanzar las 1.362.877.

Bajada de precios

Los precios por habitación registraron una bajada del 5,6% en media anual, 6,7 puntos menos que la observada en el año precedente. Los descuentos fueron desiguales pero constantes a lo largo de todos los meses del año, y oscilaron entre un 2,6% de media en enero y un 7,3% en marzo. Afectaron, eso sí, a los hoteles de todas las comunidades autónomas y categorías. La peor parte se la llevaron los más caros. Los hoteles de cinco estrellas bajaron sus tarifas un 8,3%, los de cuatro un 5,6%, los de tres un 4,7%, los de dos un 2,1% y los de una un 2,9%. En el caso de los hostales, los abaratamientos fueron del 2,1% en dos y tres estrellas y del 0,9% en una.

Todas las dificultades derivadas de la recesión y de la consiguiente menor afluencia de clientes provocaron también caídas importantes en la facturación. El índice de ingresos por habitación ocupada que elabora el INE -y que tiene en cuenta las mencionadas variaciones tarifarias- se redujo un 4,4% de media, frente al recorte del 2% de 2008.

En el último mes del año se registraron 12,1 millones de pernoctaciones, cifra similar a la de diciembre de 2008. Las estancias de los españoles mejoraron un 2,6% interanual, mientras que las de extranjeros disminuyeron un 2,5%. En diciembre tan sólo se cubrió el 36,4% del total de plazas ofertadas, un 0,3% menos interanual. Los fines de semana ese porcentaje aumentó hasta el 39,2%, un 4,6% menos que en diciembre de 2008. El principal destino elegido por los viajeros no residentes fue Canarias.

Etiquetas