Despliega el menú
Economía

AUTOMOCIÓN

Un pequeño monovolumen que busca el liderazgo en flexibilidad

General Motors entra en "una nueva era de puertas" con la segunda generación del Meriva.

General Motors España hizo pública ayer información del nuevo Meriva que se montará en serie desde abril en la fábrica de Figueruelas en la que deja constancia de la búsqueda por el "liderazgo en flexibilidad" que la compañía sigue con el lanzamiento de este modelo.

 

La segunda generación del pequeño monovolumen, que se fabricará en Zaragoza tras adjudicarse esta factoría el montaje después de una pugna con la planta polaca de Gliwice, "vuelve a subir el listón en flexibilidad asequible a bordo", indica la compañía. El modelo, añade, "establecerá nuevos estándares en la versatilidad del automóvil con una gran multitud de innovadores elementos desarrollados para optimizar la utilización flexible del espacio y diseñados de forma distintiva y actual".

 

La primera generación del Meriva, que salió al mercado en 2003, supuso la creación de un monovolumen "grande en flexibilidad y pequeño en tamaño", fórmula que, según GM, le ha permitido "liderar de manera consistente el segmento de monovolúmenes pequeños, con unas ventas que han superado el millón de unidades en Europa". El nuevo modelo, apunta, gana en flexibilidad asequible a bordo con su sistema "FlexSpace" más desarrollado "para que su utilización sea aún más intuitiva y más sencilla".

 

El nuevo Meriva, que se lanzará con seis motores respetuosos con el medio ambiente, entra "en una nueva era de puertas", señala GM al recordar que las puertas traseras se abren en sentido contrario. Con el sistema FlexDoor, precisa, las puertas se pueden abrir independientemente sin necesidad de que las puertas delanteras sirvan de 'tapa'.

Etiquetas