Despliega el menú
Economía

SINDICATOS

UGT y CC. OO. irán a la huelga general el 29-S

Los sindicatos reclamarán una vuelta de tuerca a las pensiones, que dará más motivos de protesta hasta septiembre.

Cándido Méndez e Ignacio Fernández Toxo, líderes de UGT y CC. OO., ayer.
UGT y CC. OO. irán a la huelga general el 29-S
FERNANDO ALVARADO/EFE

El Gobierno no rectificará la reforma laboral que abarata y facilita el despido y se escora hacia las demandas de la patronal CEOE. Este es el principal argumento utilizado por CC. OO. y UGT para la convocatoria de la primera huelga general contra un Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero. Los líderes de ambas organizaciones, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, confirmaron que la protesta contundente tendrá lugar el 29 de septiembre, fecha que dan por inamovible, consideran que "no está fuera de plazo" y, además sintoniza con la jornada reivindicativa marcada por la Confederación Europea de Sindicatos (CES). Ahora bien, ambas centrales insistieron en que las huelgas generales, de carácter socio-laboral, no van contra los gobiernos. Es una protesta que "no está pensada para cambiar situaciones políticas en el país", resaltó el secretario general de Comisiones. "De todas las maneras el presidente del Ejecutivo se empuja bien solo", hacia la salida de La Moncloa, ironizó.

Las declaraciones de los sindicalistas tuvieron lugar horas antes de que el Consejo de Ministros, previsto para hoy, apruebe el decreto de reforma laboral. Fuentes del PSOE no descartan que el texto entregado a los agentes sociales el pasado viernes varíe, si bien mantienen que los cambios no afectarán "al fondo de la cuestión", serán modificaciones para hacerlo "menos farragoso".

"Retoques"

La posibilidad de "retoques" que empeoren -en opinión sindical- la reforma se abrió paso después de conocerse que el presidente Rodríguez Zapatero recibió el lunes en La Moncloa a una delegación de los expertos que elaboraron, en su día, "el Manifiesto de los cien". El documento reclamaba modificaciones profundas y entre sus firmantes figuraba el actual secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa. Precisamente, este Departamento es partidario de que el decreto refleje cambios más profundos.

Méndez y Toxo dejaron muy clara una vez más la importancia de la unidad de acción. En todo momento se pronunciaron al unísono. Sin embargo, en el País Vasco, CC. OO. ha convocado huelga general el próximo 29 de junio, fecha elegida por ELA y LAB para manifestarse contra la reforma laboral. Preguntado sobre esta cuestión, Toxo respondió que "UGT y CC. OO. tienen que decidir de qué manera enfrentan una situación compleja (lo ocurrido en el País Vasco)".

"CC. OO. está invitando a los nacionalistas a la movilización del 29 de septiembre. Pondremos las medidas para evitar un escenario de confrontación" y echó la culpa de la "huelga improvisada" de junio a la competencia sindical y a las elecciones de delegados y comités cuyo grueso se celebrará en septiembre.

Manifestación el 30 de junio

El dirigente ugetista hizo hincapié en que dejar la huelga general para el 29 de septiembre "es una convocatoria muy oportuna" que "permitirá una correcta organización". Desveló que antes de la ya mítica fecha habrá otras protestas. El 30 de junio se celebrarán concentraciones o manifestaciones en las comunidades como paso previo y el 9 de septiembre "un gran acto masivo de representantes sindicales en Madrid". Además, los meses que faltan para el 29 de septiembre servirán, llegado el caso, para introducir "más elementos de referencia para la movilización", explicó Toxo, quien no descarta una nueva vuelta de tuerca del Gobierno al sistema público de pensiones.

Ambos sindicalistas negaron que el paro de 24 horas del 8 de junio de los empleados públicos fuera un ensayo de la huelga general. "El 29 (septiembre) será una huelga general convocada por otras razones que no tienen su anclaje en aquella movilización", añadió Toxo.

A lo largo de su intervención, los dos secretarios generales reconocieron que "nunca existió la posibilidad de un acuerdo bilateral con el Gobierno". En su opinión, el texto que había encima de la mesa en la última reunión negociadora "no invitaba" al entendimiento, aunque era menos malo que el que luego recibieron.

Tampoco se mostraron los líderes sindicales demasiado optimistas en que el texto mejore en la tramitación parlamentaria, pero lo intentarán. Para ello, se entrevistarán con los grupos políticos. "Esperamos que nuestros argumentos puedan convencerlos, pero somos conscientes de que todo es susceptible de empeorar", concluyeron.

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, respetó la decisión de los sindicatos, pero recordó que la reforma laboral es "una de las más importantes". Recordó que la reducción del déficit es "absolutamente prioritaria" y que llevará a una disminución del crecimiento a corto plazo, lo que hace necesario estimular la actividad con reformas estructurales, como la del mercado de trabajo.

Etiquetas