Despliega el menú
Economía
Suscríbete

CRÓNICA PARLAMENTARIA

Txacolí, plátanos y perros disfrazados

El vino blanco vasco, las ayudas a la fruta canaria y las alusiones a los animales se cuelan en el debate.

Los detractores del pacto presupuestario sellado por el PSOE con el PNV y Coalición Canaria tienen la sensibilidad a flor de piel y escrutan con celo cualquier decisión política que huela a letra pequeña de este acuerdo. Por eso ayer, cuando poco antes del inicio del debate de las enmiendas a la totalidad de los Presupuestos Generales del Estado para 2011 se conoció que el diputado del PNV Joseba Agirretxe había presentado una proposición no de ley para que España reclamase ante la Unión Europea la defensa de la denominación 'txakolí', 'chacolí', 'txakolin', 'chacolín' y 'txakolina' para que no puedan utilizarse fuera del País Vasco, muchos en el PP dijeron: 'tate', otra contraprestación encubierta de Rodríguez Zapatero a Urkullu.

El grupo parlamentario del PNV, como estaba previsto, centró las miradas de la sesión, tanto las aprobadoras como las inquisidoras. Su respaldo a las cuentas para 2011 restó trascendencia al debate de ayer. Por cierto, que el primero en enterarse de que Mariano Rajoy iba a iniciar su intervención vespertina arremetiendo contra los nacionalistas vascos fue el propio portavoz del PNV, Josu Erkoreka, que se encontró con el líder del PP en un pasillo y le anunció: "Voy a hacer alguna mención a vosotros...". Erkoreka agradeció el aviso y aguantó, porque hasta hoy no podrá dar su respuesta al PP.

Las conversaciones en los pasillos viraron del txakolí al plátano canario. Y es que el PP se queja de que sus hasta ayer socios nacionalistas se han olvidado de exigir las ayudas para el transporte del plátano. Las alusiones exóticas no cesaron ahí. Joan Ridao, durante su cara a cara con la vicepresidenta Salgado, dijo que "un animal con plumas era un pájaro y no un perro disfrazado". Quiso así dejar claro que, por mucho que se empeñe el Gobierno, "estos Presupuestos no son sociales". Y a las 20.30, el presidente del Congreso dio por finalizada la sesión, pese a las protestas del portavoz del BNG porque le habían sisado su réplica. Las prisas, según los maledicentes, obedecían al partido entre el Real Madrid y el Milán.

Etiquetas