Despliega el menú
Economía
Suscríbete

CONSIDERA QUE ESPAÑA "HA CORREGIDO SU SITUACIÓN"

Solbes quita importancia a la crisis si "sirve para limpiar a la economía"

El vicepresidente económico, Pedro Solbes, restó peso al desplome de la actividad y a la posible entrada en recesión, es decir, un mínimo de dos trimestres con rendimientos negativos en el producto interior bruto (PIB), que es precisamente el escenario que pronosticó 24 horas atrás la Comisión Europea, que confirió a España casi las peores perspectivas de la Unión, sólo superadas por el Reino Unido. El ministro de Economía y Hacienda, como había hecho poco antes en declaraciones a TVE, se reafirmó en que si ese período de no crecimiento "sirve para que se limpie la economía en cierta medida y remonta la situación, probablemente no tendrá mayor importancia".

"La recesión es posible en España y en cualquier sitio", abundó Solbes, quien pese a no coincidir con esas previsiones de la CE -que otorgan sendos retrocesos del -0,1% y el -0,3% al PIB español en los dos últimos trimestres del año- admitió que sus técnicos "son gente seria, que trabajan con ciertos supuestos y yo les doy el valor que tienen". Matizó, en cualquier caso, que "es muy difícil distinguir quien tendrá razón al final -el ministro prevé un crecimiento "más cerca de cero" de julio a septiembre y, en cualquier caso, las cifras provisionales que maneja le hacen pensar que "no deberíamos entrar en una situación negativa todavía"-, pues yo no lo sé y no sé si la Comisión lo sabe". A su juicio, lo importante de esos cálculos comunitarios es que "estamos viendo no sólo en España sino en algunos otros países de Europa que la crisis no ha terminado y las dificultades siguen".

El PP, sin embargo, acusó a Solbes de no dominar las palabras y estar "completamente desconcertado" ante los acontecimientos. El vicepresidente, que respondió en el Congreso a una interpelación 'popular' sobre las medidas del Gobierno ante las dificultades de financiación de familias y empresas, se mostró convencido de que "España saldrá de esta situación". "El problema es saber cuándo, cómo y en qué condiciones", dijo Solbes que, en cualquier caso, consideró "difícil" que se pueda vivir a partir de ahora un período similar al que se registró desde 1994 porque no se repetirán los mismos ingredientes, es decir, que los precios del petróleo no serán iguales, que no habrá 'reentrada' en la 'zona euro' y que no se percibirá un volumen tan grande de fondos europeos.

Alivio, no solución

Si las palabras de Solbes generaron cierta controversia, los mismos problemas tuvo su 'jefe', el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, quien preguntado en el Pleno por su homólogo del PP, Mariano Rajoy, pareció sincerarse sobre el más de medio centenar de medidas puestas en marcha desde el Ejecutivo frente a la crisis desde el pasado 18 de abril. "Eso lógicamente alivia algo la situación de familias y empresas -apuntó-, pero no lo soluciona".

Etiquetas