Despliega el menú
Economía
Suscríbete

APROBADA LA ENMIENDA A LA LEY DE ECONOMÍA SOSTENIBLE

Sebastián busca una salida negociada al conflicto de fabricantes y concesionarios

El ministro se compromete, ante los consejeros de ocho comunidades con plantas de coches, a presentar antes de tres meses una ley de distribución que satisfaga a ambas partes.

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, se reunió ayer con los consejeros del ramo de ocho CC. AA.
Sebastián busca una salida negociada al conflicto de fabricantes y concesionarios
DGA

Aunque la enmienda a la Ley de Economía Sostenible que cambia la relación contractual entre fabricantes de coches y concesionarios entrará en vigor en cuanto se publique en el BOE, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, se comprometió ayer a buscar lo antes posible una solución que equilibre los intereses de ambas partes y pacifique el sector. Para eso se reunió con los consejeros de Industria de las ocho comunidades que tienen fábricas automovilísticas: Aragón, Galicia, Navarra, Castilla-León, País Vasco, Valencia, Madrid y Cataluña. Y hoy lo hará con el presidente de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto), Antonio Romero-Haupold, y, después, con el presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Francisco J. García Sanz.

«Hay que buscar como sea una solución negociada y encontrar un punto de equilibrio que evite poner en peligro proyectos de inversión presentes y futuros en el sector de la automoción», explicó Arturo Aliaga, consejero de Industria del Gobierno de Aragón, que acudió a la reunión con el ministro Sebastián. A su juicio, ayer era fundamental que todos los responsables de Industria, aún de diferente signo político y habiendo algunos votado a favor de la enmienda, suscribieran un acuerdo básico para «reconducir la situación».

Según Aliaga, no fue fácil, ya que más de un consejero autonómico tuvo una posición bastante incómoda. Y es que la enmienda salió adelante con el apoyo del PNV, PP y CiU, los tres con responsabilidades de gobierno en alguna de las regiones afectadas. Finalmente, Miguel Sebastián y los consejeros firmaron un documento en el que acuerdan «dirigirse a las fuerzas parlamentarias para que valoren los efectos de esta enmienda y busquen soluciones para equilibrar los intereses del sector a la mayor brevedad posible». Asimismo, en el documento el ministro Sebastián se compromete a «presentar el anteproyecto de la ley de contratos de distribución antes de tres meses y a promover su aprobación con la mayor urgencia», así como a que la ley «deberá recoger y satisfacer de forma equilibrada y dialogada las preocupaciones de fabricantes y distribuidores».

Para Arturo Aliaga, además de tener un anteproyecto de ley consensuado antes de tres meses, urge «intentar llegar a un pacto de caballeros que suponga una tregua a la aplicación de la enmienda, para no perjudicar la imagen del sector en el exterior», ya que como recoge el documento se trata de «preservar la confianza hacia España que han mostrado los fabricantes». Una confianza, añade, «que se hace evidente en la permanencia de los once fabricantes extranjeros en territorio español tras estos años de difícil ajuste».

Consciente de que concesionarios y fabricantes viven un momento muy difícil, Aliaga apeló al entendimiento entre ambos. Lo que no es lógico, en su opinión, es que «el péndulo haya pasado de un lado a otro» y que los concesionarios que se quejaban de la posición de dominio por parte de los fabricantes, quieran ahora resarcirse vía enmienda. Los políticos deben ahora, a través de otra enmienda en cualquier ley que se esté tramitando en las Cortes, tratar de minimizar los efectos de la aprobada la semana pasada».

Etiquetas