Despliega el menú
Economía
Suscríbete

VIAJE OFICIAL

Salgado y Campa tratan de cambiar en Londres la mala imagen de España

Los responsables de Economía viajan hoy a la capital británica para defender en el 'Financial Times' la solvencia del país.

En uno de los peores momentos para la imagen de la economía española, poco después de las sonrojantes comparaciones con Grecia o del derrumbe de la Bolsa ante la falta de confianza de los inversores internacionales, la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, y el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, afrontan la dura tarea de resucitar la 'marca España' en las principales plazas bursátiles del Viejo Continente.

 

Ambos viajan hoy, lunes, acompañados por la directora general del Tesoro, Soledad Núñez, a Londres. Allí se enfrentan a una intensa agenda. A primera hora, visitarán el diario 'Financial Times', que en los últimos tiempos no ha tenido reparos en cubrir de dudas la capacidad del Gobierno español de sacar al país de la crisis y en destacar la pérdida de un tren, el de la recuperación, en el que el resto de socios europeos parecen ya embarcados. Después, Campa y Núñez iniciarán un 'road show' (una gira, en términos financieros) en la City para dar a conocer a inversores institucionales y fondos la estrategia del Tesoro en la emisión de Deuda Pública para 2010. Las explicaciones continuarán mañana martes en París. Los encuentros serán coordinados en ambas ciudades por Barclays y Société Générale, respectivamente.

 

Desde el gabinete de Salgado se subraya que tanto el encuentro con 'FT' como los desplazamientos de Campa y Núñez estaban previstos desde hacía tiempo. De hecho, añaden las mismas fuentes, la estrategia sobre la deuda se explica todos los años en las mismas fechas.

Un mal momento

Pero aunque la agenda sea 'vieja', el momento hace que las citas sean especialmente críticas, sin olvidar de que al viaje se ha sumado Elena Salgado. La prensa internacional, como se puede comprobar en la propia web de Moncloa, el FMI o algún Nobel de Economía como Paul Krugman, han puesto a España en el disparadero aludiendo una eventual incapacidad para reconducir el déficit (11,4% del PIB en 2009) y cumplir con sus compromisos macroeconómicos.

 

Un aluvión de mensajes negativos, incluidos algunos del comisario europeo de Asuntos Económicos, el socialista Joaquín Almunia, han sembrado la desconfianza en los mercados que, bien es cierto, muchas veces pecan de reacciones exageradas. Los interrogantes a resolver se centran en la solvencia de la deuda pública y su coste; hoy en niveles razonables, pero que amenazan con empeorar a velocidad notable ya que se prevé que el déficit público llegue a alcanzar el 10% del PIB (algo más de 10.000 millones de euros), uno de los más altos de la Unión Europe. Todo un examen para Elena Salgado y su equipo.

Etiquetas