Despliega el menú
Economía

EMPRESAS

Ryanair deberá readmitir a un despedido en Zaragoza

La aerolínea de bajo coste Ryanair ha sido condenada por un juzgado de Zaragoza a readmitir a un trabajador que despidió el pasado mes de marzo. La magistrada-juez del juzgado de lo Social número 1 de la capital aragonesa ha estimado la demanda interpuesta por Pablo Agustín, un operario de rampa de 21 años, y declara la nulidad de su despido con la consiguiente readmisión y el abono de los salarios dejados de percibir en este tiempo. En el fallo se admiten todas las peticiones del trabajador -asistido por el abogado Fernando Burillo- que incluían la nulidad del despido, su relación con su actividad sindical y el carácter fraudulento del contrato temporal que tenía.

La compañía irlandesa alegó la "continua y voluntaria falta de rendimiento" del empleado. En la misma carta de despido y "con la finalidad de evitar una litigiosidad", le reconocía la improcedencia del despido y le ofrecía una indemnización de 1.295 euros, según recoge la sentencia. La juez afirma que "no se prueba en modo alguno la existencia de la causa del despido" y además considera que se vulneraron los derechos del trabajador ya que el despido se produjo tras crear la sección sindical de la CNT y presentar un escrito con una lista de incumplimientos laborales. La constitución del órgano sindical se trasladó a la aerolínea el 21 de enero. El 27 de marzo se le comunicó el despido.

Probada la falta de causa para el despido, la juez destaca que este se produce "de forma prácticamente inmediata a que él comienza a remitir a esta escritos reivindicativos". La sentencia reconoce que "el despido constituye una vulneración de la garantía de indemnidad", recogida en el artículo 24 de la Constitución y que hace referencia al derecho a la tutela judicial efectiva. En el ámbito de las relaciones laborales esta se traduce "en la imposibilidad de que el empresario pueda adoptar medidas de represalia derivadas de las actuaciones del trabajador encaminadas a obtener la tutela de sus derechos". Así, declara nulo el despido y condena a la aerolínea a readmitir al empleado.

También se concluye que el contrato eventual por circunstancias de la producción para atender a nuevas rutas o exceso de reservas es "fraudulento", por no acreditarse la causa de la temporalidad. Por ello, pasa a ser "indefinido". La empresa puede recurrir ante el Tribunal Superior de Justicia de Aragón.

"Solo quiero trabajar"

"Solo quiero trabajar y que se respeten mis derechos", dijo ayer Pablo, empleado desde mayo de 2008. Por ello, rechazó la indemnización de la compañía y ha luchado por recuperar su empleo, pese a las duras condiciones de trabajo y el salario de 968,06 euros brutos por 140 horas al mes, en jornada de lunes a domingo. El plazo para readmitirlo finaliza el lunes.

Etiquetas