Despliega el menú
Economía
Suscríbete

PRECIOS

Renace el miedo a la deflación al caer el IPC que no incluye energía ni alimentos

La tasa anual de inflación avanza una décima y se sitúa en el 1,5%, impulsado por el alza del precio de los carburantes.

Renacen los temores a que la economía española entre en deflación, el peor escenario económico, caracterizado por una caída general y persistente de los precios que hunde el conjunto de la actividad, lo que provocaría más paro. La tasa anual de inflación subyacente, indicador que excluye del cálculo del IPC los elementos más volátiles como los alimentos frescos y la energía, cayó en abril tres décimas hasta el -0,1%, con lo que entró en terreno negativo por primera vez desde agosto de 1986, cuando el Instituto Nacional de Estadística (INE) comenzó a calcularla.

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, consideró esa caída de la inflación subyacente "algo puntual" que no se mantendrá en los próximos meses, y la atribuyó a las diferencias de calendario. En ese sentido, el número dos del Ministerio de Economía explicó que parte de la Semana Santa cayó este año en marzo -con el consiguiente encarecimiento de precios de determinados servicios- pero en 2009 fue toda en abril. De ahí que el mes pasado los precios de los productos turísticos (viajes y hoteles) y otros componentes del segmento de ocio y cultura fueran inferiores a los de doce meses atrás.

El crudo, al doble

La tasa anual del IPC general aumentó una décima en abril y se situó en el 1,5% por las alzas de los carburantes y combustibles (21,3%) y productos energéticos (16,7%). Esos encarecimientos obedecen a que en abril de 2009 el precio del barril de petróleo de Brent -de referencia en Europa- rondaba los 40 dólares, pero en abril de este año superaba los 80. En cambio, destacan los recortes anuales de precios en los bienes industriales sin productos energéticos (-1,5%), bienes industriales duraderos (-2,5%) y alimentos frescos (-1,3%).

En términos mensuales, los precios aumentaron en abril un 1,1% respecto de marzo. Los principales aumentos se observaron en el vestido y calzado, que se encareció un 9,5% por el inicio de la temporada de primavera-verano; en el transporte, que subió un 1,5% por los incrementos de carburantes y lubricantes, y en la vivienda, con una variación del 0,7% que refleja la subida del gas y del gasóleo para calefacción. Por el contrario, en el cuarto mes del año se abarataron un 10,7% los viajes organizados; las comunicaciones (-0,7)y los alimentos y bebidas (-0,1).

Reacciones

CC. OO. respondió a los datos del IPC asegurando que la subida de la inflación en abril "ratifica" la postura sindical de rechazo a las medidas de ajusta del déficit, ya que prevén que ésta supondrá un lastre para la economía. Para este sindicato es "grave" que en un escenario donde la economía "no logra despegar" y la inflación se acomoda en un 1,5% anual las "improvisadas e inequitativas" medidas de ajuste fiscal actuarán en buena medida sobre la inversión.

UGT aprovechó la publicación del dato de IPC para mostrar su rechazo a las medidas de recorte anunciadas por el Gobierno y destacó que es "más necesario que nunca" asegurar el poder adquisitivo de los salarios como base de la recuperación del consumo. El sindicato advirtió de que medidas como el recorte salarial a 2,7 millones de funcionarios y la congelación de las pensiones "afectarán muy negativamente a los niveles de consumo".

Mientras, la CEOE señaló que son imprescindibles las reformas económicas que puedan estimular la actividad, crear empleo y consolidar la deuda pública. La patronal indicó que estas reformas vendrán acompañadas del recorte en el gasto del sector público y del hecho de que los empresarios españoles ya están ajustando sus niveles de precios.

Etiquetas