Despliega el menú
Economía
Suscríbete

AUTOMOCIÓN

Reino Unido no apoyará el plan de Magna para Opel y Vauxhall sin revisiones

El ministro británico para la Empresa, Peter Mandelson, no apoyará el plan del grupo austríaco-canadiense Magna para VauxHall y Opel en su forma actual, según informa hoy el diario 'The Daily Telegraph.

Mandelson encargó a la auditoría PcW un estudio del proyecto, independiente del que solicitó el Gobierno alemán, lo que indica los recelos que ese plan despierta en Reino Unido por la amenaza que puede suponer para los puestos de trabajo británicos.

Una cuarta parte de la fuerza de trabajo británica -1.200 empleados- corre el peligro de quedarse sin trabajo pese a que las plantas de Ellesmere Port y Luton (Reino Unido) son más eficaces que las alemanas de Opel, algo que ocurre también con la fábrica española.

Según Mandelson, el plan presentado por Magna tiene "deficiencias" y no puede aceptarse tal cual: "Si queremos evitar las consecuencias negativas para Vauxhall, habrá que revisarlo", dijo el político laborista y ex comisario europeo de Comercio.

En contra del proteccionismo alemán

No solo en el Reino Unido, sino también en España hay un fuerte enojo con lo que se percibe como una defensa proteccionista por la canciller alemana, Angela Merkel, de los trabajadores de su país en detrimento de británicos y españoles.

Merkel apoyó a Opel con 1.500 millones de euros tras la declaración de insolvencia de su compañía matriz, la estadounidense General Motors, que ha decidido vender sus operaciones europeas (Opel/Vauxhall) a Magna International y al banco ruso Sberbank.

Magna ha intentado conseguir el visto bueno de los sindicatos británicos al plan de ahorro que quiere aplicar a los trabajadores de Vauxhall en el Reino Unido, quienes rechazaron la pasada semana un plan economizador de costos aprobado antes por sus colegas alemanes de Opel.

Los sindicatos y los representantes del Gobierno británico han presionado a Magna para que ofrezca garantías sobre el futuro de las dos plantas británicas a cambio de concesiones en materia de salarios y pensiones.

El plan de Magna prevé una caída de las ventas de Opel a 1,16 millones este año, pero cuenta con que en tres años suban a 1,55 millones y alcance los 1,6 millones de unidades para 2014. Sin embargo, una fuente que ha visto el informe de PcW dijo que existe un fuerte riesgo de que Opel incumpla esos objetivos.

Si Gran Bretaña y España no apoyan la compra por Magna a GM de Opel y Vauxhall, el grupo canadiense perdería una parte importante de la financiación que exige la operación.

Etiquetas