Despliega el menú
Economía
Suscríbete

TRANSPORTE

Puesta de largo del AVE Madrid Valencia

Los Reyes inauguraron ayer la nueva línea de alta velocidad que reduce el viaje entre las dos capitales a 95 minutos.

Los Reyes conversan con Zapatero y Blanco, en la inauguración ayer del AVE Madrid Valencia.
Puesta de largo del AVE Madrid Valencia
AFP PHOTO

Un mensaje nada subliminal. Mientras PSOE y PP intercambian acusaciones de "antipatrióticos" y se muestran incapaces de encontrar un espacio común en la lucha contra la crisis económica, el rey don Juan Carlos destacó ayer los réditos que puede deparar la unidad de acción. El monarca, en la inauguración de la nueva línea ferroviaria de alta velocidad entre Madrid y Valencia, aseguró que esta moderna infraestructura "es una muestra tangible de los magníficos resultados del quehacer conjunto y la visión solidaria y de futuro que pueden aportar al progreso de España y de los españoles". Un logro que, según confesó don Juan Carlos, hace que se sienta "orgulloso" de este esfuerzo común que, además, permite al conjunto de la sociedad "mirar adelante en un momento de crisis y dificultades económicas con mayor optimismo, gracias a realizaciones concretas".

Industria puntera

El jefe del Estado subrayó que esta nueva línea es una muestra más del nivel tecnológico y la excelencia de las empresas españolas en materia de transportes y comunicaciones. "Una industria que ocupa un lugar puntero y que contribuye con su conocimiento, experiencia y eficacia a estar presente en el desarrollo ferroviario de otros países amigos", indicó. La puesta de largo de este nuevo AVE, que reduce a sólo 95 minutos el tiempo de viaje entre la capital de España y la ciudad del Turia, logró por un momento dejar atrás las diferencias entre administraciones y partidos -el trazado discurre por dos comunidades autónomas gobernadas por el PP y otra por el PSOE- e, incluso, rebajó la tensión de las últimas semanas.

José Luis Rodríguez Zapatero intercaló en su discurso alguna ironía. "He tenido unos días difíciles últimamente", apostilló. El presidente del Gobierno, en línea con lo expresado por el rey, destacó que la llegada oficial del AVE a Valencia es "un día para fortalecer la confianza" y para lanzar al exterior un claro mensaje: España es un país próspero que atiende a las demandas de los ciudadanos". Falta por ver si esta puesta de largo tranquiliza a los mercados financieros y a los inversores internacionales.

Los que tampoco pudieron disimular su alegría fueron Francisco Camps y Esperanza Aguirre, presidentes regionales de Valencia y Madrid, respectivamente que no hicieron mención en ningún momento a los once años que han durado estas obras. Los dos dirigentes mostraron su satisfacción por el hecho de que ambas autonomías vayan a estar "más unidas que nunca" con esta nueva línea de AVE. Insistieron en que la red de alta velocidad está destinada a "unir más" no sólo a madrileños y valencianos, sino también a los españoles, para integrarlos "para siempre en las redes transeuropeas, para poner fin así" a un aislamiento ferroviario "secular". Camps incidió en que este AVE une el centro peninsular con el litoral mediterráneo, la cuarta parte de la población española y la tercera parte de la riqueza nacional, pero también "ilusiones y expectativas para hacer más grande nuestra tierra".

Aguirre, tras bromear sobre que Madrid se convierte ahora en el quinto puerto de mar de Europa -título que recae sobre el de Valencia- dio al Gobierno central una de cal y otra de arena. La presidenta madrileña defendió que "este proyecto común que une a todos los españoles", si bien advirtió de que la red ferroviaria de alta velocidad "está todavía incompleta: todos anhelamos llegar a todos los rincones de la nuestra geografía y, sobre todo, alcanzar los Pirineos". La presidenta madrileña apostó, asimismo, por reconvertir las vías de la red convencional de ancho ibérico que va a dejar de utilizarse con el AVE en "corredores para el tráfico de mercancías allí donde existe la demanda".

José Blanco, que fue el primero en intervenir durante el acto inaugural, destacó que con la entrada en servicio del nuevo trazado, ya "no hay otro país, en toda Europa, con más kilómetros de alta velocidad en servicio" ni "en construcción". "Cada día, nuestros trenes de alta velocidad recorren más de 104.000 kilómetros, dos vueltas y media al mundo", remachó.

Más de 900 invitados y cerca de un centenar de medios de comunicación acreditados vivieron este sábado en directo en la estación Joaquín Sorolla la llegada oficial del tren de alta velocidad que une los 391 kilómetros que separan Madrid y Valencia y que ha realizado el trayecto en una hora y 33 minutos, dos minutos antes de lo previsto. La nueva conexión ferroviaria Madrid-Valencia ha supuesto una inversión de 6.600 millones de euro, según fuentes del Ministerio de Fomento.

Etiquetas