Despliega el menú
Economía
Suscríbete

REACCIONES A LA REFORMA DE LAS PENSIONES

PSOE, PP y PAR valoran positivamente el acuerdo pero CHA e IU lo rechazan

Empresarios y sindicatos aragoneses esperan a conocer el detalle del pacto para pronunciarse sobre la reforma. Solo Cepyme se manifestó para aplaudir los avances.

Con cautela, expectación y sin lanzar las campanas al vuelo. Los partidos aragoneses evitaron ayer entrar de lleno a valorar los términos del principio de acuerdo entre los sindicatos, empresarios y el Gobierno sobre la reforma de las pensiones y se limitaron a emitir declaraciones generales, en la mayoría de los casos, sobre la necesidad o no de revisar el sistema. Sindicatos y empresarios prefirieron esperar a hoy para posicionarse.

En el apartado político, el PSOE, el PP y el PAR valoraron positivamente que se avance en la negociación, mientras CHA e IU rechazaron frontalmente la reforma. El presidente de Aragón y secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, fue el más optimista y consideró que «el acuerdo entre gobierno, sindicatos y empresarios sobre la reforma de las pensiones es la mejor noticia que podíamos recibir». Además, recalcó que esto es «una demostración de madurez de la sociedad, de los sindicatos y de que el Gobierno tiene gran capacidad de diálogo». También defendió las reformas como «fundamento imprescindible para la nueva etapa de crecimiento». En este sentido, recordó que hay que hablar también de la reforma laboral y de las políticas activas de empleo.

El PP, aunque no dio su respaldo incondicional al acuerdo, la secretaria general de los populares en Aragón, Rosa Plantagenet, -en la misma línea que los dirigentes nacionales- mostró «su predisposición favorable» a este acuerdo. Confió en que en los términos finales se mantenga «la flexibilidad y voluntariedad» de la jubilación y se incorporen incentivos para los que deseen prolongar su vida laboral. No obstante, Plantagenet advirtió de que más allá de la reforma de las pensiones, «es necesario acabar con el problema del desempleo». «Es imposible conjugar paro y pensiones», advirtió.

El PAR también coincidió en este sentido y exigió que «la reforma de pensiones vaya unida a medidas claras de reactivación del empleo». «O hay más cotizantes o no servirá de nada», avisaron desde el PAR. Las mismas fuentes consideraron que la reforma de las pensiones «aunque necesaria, llega tarde» y denunciaron que el gobierno «vaya a mata caballo» en este asunto tan importante. Además, entrevieron que esta modificación del sistema se dirige «más a contentar a los mercados que a una verdadera reforma». No obstante, consideraron positivo que los agentes sociales estén involucrados en las negociaciones y puedan alcanzar un acuerdo.

Críticas a la reforma

CHA rechazó cualquier reforma de las pensiones y calificó el principio de acuerdo de «un nuevo ataque al núcleo de los derechos sociales». El vicesecretario general de Acción Política, José Luis Soro, señaló que lo que se busca es «reducir el importe de las pensiones, ya que será muy difícil conseguir la pensión íntegra al aumentar los años de cotización». «Cualquier persona joven que llegue a los 67 años con 37 cotizados, o a los 65 con 38,5, será un heróe, teniendo en cuenta las condiciones actuales del mercado laboral», lamentó.

El coordinador de IU, Adolfo Barrena, denunció que este principio de acuerdo «no responde a las necesidades de la ciudadanía sino a los intereses del gobierno para que la gente trabaje más y cobre menos y se fomenten los planes de pensiones privados». Barrena indicó que esta reforma «condena a millones de trabajadores que no podrán tener una pensión digna porque las actuales condiciones y el mercado laboral va a dejar a muchas generaciones por el camino». Y dijo: «Hacemos una valoración absolutamente negativa, por lo que hay que seguir movilizándose e informando para desmontar las mentiras del gobierno».

Por su parte, en el lado empresarial, solo el presidente de Cepyme-Aragón, Aurelio López de Hita, se manifestó y vio positivo el principio de acuerdo. Pero apuntó a la necesidad de hacer «una importante labor pedagógica para concienciar de la necesidad de la reforma» y de no hacer excepciones. El presidente de la Federación de Barrios, Félix Moreno, rechazó emprender reformas en el sistema de pensiones «porque no es necesario» y recordó que las pensiones en España «son muy inferiores al resto de países».

Etiquetas