Despliega el menú
Economía
Suscríbete

EMPRESAS

Preocupación y dudas entre los futuros prejubilados por el anuncio de Zapatero

General Motors, Pikolin y Tudor, entre las empresas a las que puede afectar la decisión del Gobierno de suprimir antes de lo previsto la jubilación a partir de los 60 años.

Imagen de archivo del cambio de turno en la planta de GM en Figueruelas.
Preocupación y dudas entre los futuros prejubilados por el anuncio de Zapatero
JOSé MIGUEL MARCO

Muchos de los trabajadores veteranos que estaban contando los meses y soñando con su prejubilación a los 60 años han visto cómo sus planes quedaban en el aire esta semana. El Gobierno les obliga a trabajar un año más para llegar al anhelado retiro, tras eliminar el periodo transitorio que hasta 2014 permitía anticipar la salida de la actividad laboral un año. Este es el anuncio del Ejecutivo, sobre el que existen muchas dudas acerca de su materialización. No se sabe ni cómo ni cuándo se empezará a aplicar, por lo que no se conoce si la medida afectará a los acuerdos ya alcanzados entre las empresas y los trabajadores.

Los posibles afectados tienen dudas y el problema es que hasta que el Gobierno no concrete cómo se aplica el ajuste, no se podrán resolver. Por ello, las empresas pendientes del cambio esperan a conocer los detalles para actuar. "Cuando salga la ley lo estudiaremos", explicaron fuentes de General Motors, que recordaron que según un principio general del Derecho "las leyes desfavorables no son retroactivas". Además, aseguraron que en la planta de Figueruelas "no hay ningún tipo de alarma ni preocupación".

300 salidas en abril

El caso de General Motors es especial porque empresa y trabajadores llegaron a un acuerdo por el que acordaron salidas desde los 58 años con el compromiso de convertirlas en prejubilaciones dos años después contratando a un joven relevista en su lugar. De afectarles el nuevo cambio, estos trabajadores no podrían prejubilarse cuando volvieran a la empresa, ya que solo tendrían 60 años. El pasado mes de abril 300 empleados salieron de la planta dentro del expediente de suspensión que afectará a un total de 900 trabajadores.

Desde el comité de empresa, Pedro Bona, portavoz de UGT, confió en que el cambio no perjudicará a los prejubilados. Reconoció que de afectarles, el desfase de un año obligaría a que "los relevistas vayan al paro ya que se supone que enlazaban con las prejubilaciones". De momento, el cambio ha afectado a los 351 despidos incluidos en otro expediente de la planta, el de extinción. Esta semana estaba previsto que recibieran las cartas de despido pero se ha "paralizado" hasta que se aclare la situación. En él se incluían 152 voluntarios y 199 forzosos. Algunos tendrían que esperar unos meses por no cumplir la edad necesaria.

"Hasta ahora siempre se ha respetado lo que se ha firmado en convenio, aunque en este caso las circunstancias son distintas por la crisis", explicó Ignacio Sáinz, de la sección sindical de Acumagme.

Por su parte, desde CC. OO., Chema Fernando criticó la "falta total de información", que provoca "inquietud" entre los afectados.

Otras de las empresas que viven con preocupación el cambio legal son Tudor y Pikolin. "Unas 50 personas van a salir con prejubilaciones hasta 2012", calcularon desde el comité de empresa de la fábrica de colchones. Estos se acogen a las salidas al cumplir 60 años. "Hay que ver la letra pequeña", explicaron. A ello esperan para hablar con la dirección.

La medida también puede afectar a las pequeñas empresas que han elegido las prejubilaciones y contratos de relevo para rejuvenecer la plantilla, recordó Luis Tejedor, secretario general de MCA-UGT. Confió en que haya algún "elemento corrector" para que "los acuerdos se mantengan", en relación a los que ya se han firmado entre las compañías y los comités, algo que ya ocurrió en la anterior modificación del contrato de relevo.

Etiquetas