Despliega el menú
Economía

PP e IU dicen que la decisión de ampliar la vida laboral es una "barbaridad"

Mientras el presidente de la CEOE es partidario de posponer la jubilación hasta los 70 años, los sindicatos no se pronuncian sobre la medida hasta conocerla oficialmente.

Gerardo Díaz Ferrán (centro), con José Isaías y José Mª Lacasa, de la CEOE, ayer en Barcelona.
PP e IU dicen que la decisión de ampliar la vida laboral es una "barbaridad"
a. dalmau/efe

Representantes de la oposición se mostraron ayer muy críticos con la apuesta del Gobierno de alargar la vida laboral hasta los 67 años, una medida que el propio presidente del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, ha asumido que tendrá un coste político. Tanto para el Partido Popular como para Izquierda Unida el retraso de la edad de jubilación es una auténtica "barbaridad". Tomás Burgos, diputado del PP, remarcó que se trata de la iniciativa "más dura e impopular de todas cuantas se han aprobado en relación con nuestro sistema de pensiones". "Creemos que no conseguirá convencer a los grupos políticos ni a los sindicatos para que se apruebe la propuesta", añadió.

 

Para Burgos, no tiene sentido retrasar la jubilación cuando la edad real del 45% de los trabajadores que se retiran no llega a los 65 años. "Una vez más el Gobierno nos ha mentido. Zapatero, en su comparecencia de la Ley de la Economía Sostenible, habló de potenciar la vida laboral con incentivos para las personas que desean trabajar más allá de los 65 años, en sintonía con la esperanza de vida. Esto no supone modificar la edad legal de jubilación, sino mejorar los instrumentos que tiene el sistema para avanzar en la edad efectiva", resaltó.

"El peor golpe"

En términos similares se expresó el diputado de Izquierda Unida Gaspar Llamazares. "Si la propuesta del Ejecutivo se hace realidad -explicó- será el peor golpe recibido por nuestro modelo social en todo el periodo de gobierno de Zapatero". A su juicio es, además, un "planteamiento injusto" porque el incremento del trabajo lo pagarán las clases menos favorecidas que verán mermados sus años de jubilación. Llamazares recordó que informes internacionales reflejan que los obreros menos cualificados viven menos 10 años menos que los trabajadores con estudios. Es decir, su calidad de vida disminuirá a favor de los profesionales que más han cobrado durante su vida laboral.

 

Burgos y Llamazares expresaron su sorpresa ante la iniciativa del Gobierno. Ambos aseguraron "no entender nada" dado que el Gobierno "por activa y por pasiva no hace nada más que resaltar la buena salud financiera de la Seguridad Social".

 

Entre los agentes sociales, mientras en la patronal no hay dudas sobre apoyo a la decisión del Ejecutivo de alargar la edad de jubilación, los sindicatos CC. OO. y UGT prefirieron esperar a conocer oficialmente la propuesta del Gobierno para dar su opinión.

 

Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEOE, declaró el miércoles que él defendería alargar la jubilación incluso hasta los 70 años, si bien aclaró que la cuestión deberá ser debatida en el marco del diálogo social. "Afortunadamente", indicó, "la esperanza de vida aumenta permanentemente" y, por tanto, "no me parece mal" que se eleve la edad a los 70 años. El líder de la patronal recordó que él mismo ha sobrepasado la actual edad de retiro, ya que tiene 67 años "y aquí sigo", apostilló.

 

El presidente de la CEOE también señaló que le parece "razonable" que no haya jubilaciones con 54 y 55 años, y que "no casa lo uno con lo otro", por lo que consideró necesario buscar soluciones en los dos sentidos. Díaz Ferrán dijo que en la negociación del diálogo social la patronal no pondrá nunca "líneas rojas" a cualquier sugerencia que se ponga sobre la mesa y que la CEOE está abierta a todo lo que el Gobierno y las organizaciones sindicales estén dispuestas a hablar.

Etiquetas