Despliega el menú
Economía
Suscríbete

REPORTAJE

Niños trabajadores

La inspección de trabajo ha detectado en los últimos años en España más de dos centenares de infracciones en empresas con menores trabajando. Un informe de UNICEF contabilizó 172.000 pequeños que "ayudaban" a sus familias en el campo, la ganadería o tareas domésticas.

El trabajo infantil no es un problema en España, que afortunadamente carece de las estadísticas de otros países que estremecen por sí solas. Pero eso no quiere decir que no exista, aunque no haya cifras oficiales y no se encuentren en situación de explotación laboral. Un informe de UNICEF calculó en 2002 que había 172.000 escolares que se dedicaban a trabajar con sus familias en actividades agrícolas, ganaderas o tareas domésticas fundamentalmente. La única ocupación de menores reconocida y autorizada en el país es la relativa a los artistas.

 

El trabajo de los menores de 16 años está prohibido en España, edad que coincide con el final de la Educación Secundaria Obligatoria. La única excepción es la de los niños actores o participantes en espectáculos públicos, que la ley reconoce de forma "excepcional" en un Real Decreto de 1985 y que en cada caso requiere de una autorización previa de la administración.

 

Contratar niños para rodajes, publicidad, el circo etc. exige que su participación en esas actividades no suponga peligro para su salud física ni para su formación profesional y humana. Los representantes legales del menor deben pedir la autorización a la Comunidad Autónoma correspondiente, acompañada de un consentimiento del niño si tiene suficiente juicio para ello.

 

La proliferación de series de televisión en las que participan niños en los últimos años (desde "Aída" a "Los Serrano" o "El Internado") ha hecho que las productoras de cine y televisión se tomen las cosas bastante en serio y cumplan los requisitos que se exigen, por estrictos que sean.

 

"Ahora hay una gran conciencia relacionada con la participación de menores en este sector y desde hace años las productoras son muy cautelosas", asegura la abogada Amaya Mallea, de Pons Patentes y Marcas, especializada en asesoramiento en materia de propiedad industrial e intelectual. El Ministerio Fiscal y las autoridades autonómicas de empleo pueden actuar si é se sospecha que se están vulnerando las condiciones (por ejemplo, si se é incumplen horarios o el rodaje supone participar en alguna actividad é peligrosa a nivel físico o intelectual). Las sanciones son ejemplares y, é aunque empiezan por los 3.000 euros, pueden llegar hasta los 90.000.

 

"Yo ayudo"

 

Pero no todo es el trabajo artístico. El otro, el que no permite la Ley pero existe, aunque no en cifras preocupantes, es investigado todo lo de cerca que se puede, aunque no es fácil. Entre los años 2005 y 2006, UGT desarrolló un programa financiado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales bautizado "Sin tiempo para crecer", para denunciar situaciones de explotación infantil en España, fundamentalmente en el campo y en familias de trabajadores temporeros. "Sobre este asunto no hay datos.

 

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) habla del resto del mundo, pero no en España. Aquí no se ven y, cuando se ven, es difícil de demostrar, porque los niños dicen 'yo no trabajo, yo ayudo a mis padres'", señala Gema de Ramón, secretaria de Servicios Sociales de UGT. Aquella investigación reveló la existencia de situaciones en las que era posible que se generara trabajo infantil, y se realizaron in situ labores de sensibilización. Detectó menores trabajando en actividad agropecuaria, servicio doméstico, comercial, hostelería o incluso la construcción, así como trabajo doméstico.

 

Hoy las cosas han mejorado mucho, insiste De Ramón, y no se conocen cifras actuales. En cualquier caso todo apunta a que el trabajo infantil "no es un problema grave en España", manifiesta Gabriel González- Bueno, responsable de Derechos de Infancia de UNICEF-Comité Español. Así parecen confirmarlo también los datos de la actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en materia de menores, con unas mínimas infracciones detectadas a través de las visitas de inspección realizadas en los últimos años: 61 en 2002, 53 en 2003, 52 en 2004 y 42 en 2005.

 

Los tribunales también han emitido sentencias que sancionan la contratación de trabajadores menores de edad. Como ejemplo, en 2003, el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León sancionó a una empresa en la que un trabajador menor de dieciocho años "en el desempeño de las tareas encomendadas tenía que utilizar un ciclomotor que la empresa le había facilitado, habiendo sufrido dicho menor el día 2 de noviembre de 1999 un accidente de tráfico cuando desempeñaba su trabajo con una moto tipo Vespino 1201.

Etiquetas